MIÉRCOLES, 21 DE OCTUBRE DE 2015
Impulsar el crecimiento (I)

¿Usted considera que la política debe estar por encima de la economía?
Sí, la política debe estar por encima de la economía
No, la economía debe estar por encima de la política
No, la economía debe estar al margen de la política
No sé



El punto sobre la i
“Mercado significa libertad para producir y libertad para consumir. Atacarlo es atacar la autonomía de la voluntad.”
Antonio Escohotado


Más artículos...
Víctor Hugo Becerra
• Amando a tu verdugo

Arturo Damm
• ¿Opinan de más?

Santos Mercado
• El capitalismo lo inventaron las mujeres

Arturo Damm
• Tasa a la baja

Erika Donjuán y Miguel A. Cervantes
• Rigidez laboral en México (II)

Manuel Suárez Mier
• Populismo expulsa expertos

Isaac Katz







“Urge tomar medidas de política pública que impulsen a la economía hacia mayores y sostenidas tasas de crecimiento. Destaco cuatro.”


Otro año más de crecimiento mediocre. Se estima que la economía crecerá este año entre 2 y 2.3% y el próximo quizás 3%, tasas obviamente insuficientes para que se presente una mejora generalizada del bienestar de las familias mexicanas y simultáneamente abatir la muy elevada incidencia de pobreza. En consecuencia, urge tomar medidas de política pública que impulsen a la economía hacia mayores y sostenidas tasas de crecimiento. Destaco cuatro.

Primero, es indispensable una profunda desregulación de los mercados. Contamos al respecto, particularmente al nivel de los gobiernos estatales y municipales, con una regulación excesiva e ineficiente que impone altas barreras a la entrada y salida de los mercados, tanto de bienes y servicios como de los factores de la producción, lo que se traduce en una asignación ineficiente de recursos y en un desincentivo a la inversión y al crecimiento, además de ser una de las raíces de la alta incidencia de corrupción y de la existencia de un muy grande sector informal que opera en unidades de producción muy pequeños, sin lograr economías a escala y con tecnología obsoleta que deriva en una muy baja productividad, un lastre para el crecimiento económico. Se requiere avanzar rápidamente hacia una regulación que derive en mercados competitivos, una que facilite la movilidad sectorial y regional de los recursos, una que incentive la formalización, el crecimiento de las empresas y su modernización tecnológica. Mercados con mayor competencia, además de aumentar el bienestar de los consumidores, se traduce en mayor crecimiento económico.

Segundo, es necesario replantear la política fiscal, tanto desde el punto de vista de los ingresos del sector público como por el lado del gasto. Por el lado tributario, el diseño actual no genera los incentivos alineados con el objetivo de mayor crecimiento al castigar en el margen el trabajo, el ahorro y la inversión. En consecuencia, se requiere una verdadera reforma tributaria, una centrada en la homogeneización del IVA junto con una reducción del ISR. Por el lado del gasto, hemos observado durante los últimos años que a pesar de un aumento significativo de éste, su contribución al crecimiento ha sido nula si no es que negativa. El sector público gasta mucho pero, más importante aún, gasta muy mal, muy ineficientemente. Excesivo gasto corriente, programas con rentabilidad social negativa y proyectos de inversión pocos y mal evaluados derivan en que el gasto público no está contribuyendo al crecimiento. El presupuesto base cero planteado para el próximo año, aunque en la dirección correcta, es a todas luces insuficiente. Se requiere una reingeniería total del presupuesto en los tres órdenes de gobierno.

Tercero, es necesario una profunda reforma de la política agraria y agropecuaria. Es en el sector rural en donde es mayor la incidencia de pobreza derivado de un arreglo ineficiente de los derechos de propiedad, minifundios y ejidos, que derivan en una muy baja productividad. Se requiere una nueva reforma agraria que permita la constitución de mayores extensiones de propiedad privada así como que genere el incentivo a su modernización. 25% de la población generando únicamente el 5% del PIB es claramente un lastre al crecimiento económico.

Cuarto, una reforma educativa más profunda. La que se realizó fue una reforma laboral del sector educativo que aunque correcta es insuficiente. Se requiere una actualización de los programas de estudio y de prácticas pedagógicas, una que dote a los estudiantes de los conocimientos y las herramientas para poder insertarse eficiente y productivamente  en el mercado laboral.

Continúo la próxima semana con otros cambios que se requieren.

• Problemas económicos de México

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus