MIÉRCOLES, 4 DE NOVIEMBRE DE 2015
Análisis económico del derecho: Narcotráfico (III)

¿A quiénes deben ir dirigidos los apoyos por parte del gobierno en ésta crisis provocada por el Covid19?
A las personas
A las empresas
Sólo a las Pymes
A todos
A nadie



El punto sobre la i
“El gobierno es un mal necesario”
Thomas Paine


Más artículos...
Ricardo Valenzuela
• ¿Cómo llegó Marx a EU… y a Mexico? (II)

Arturo Damm
• Empresario = Benefactor

Santos Mercado
• Una sociedad bien organizada

Víctor Hugo Becerra
• El coronavirus es el iceberg y México es el Titanic

Arturo Damm
• Art. 39 CFF

Isaac Katz
• La gran crisis

Arturo Damm
• Comercio exterior, de mal en peor


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“Entre competir vía precio, calidad y servicio y combatir por medio de secuestros, torturas, asesinatos, hay una diferencia esencial: la que existe entre ganarle al competidor y exterminar al enemigo.”


Entre prohibir la producción, distribución, oferta, demanda y consumo de drogas, y terminar con todo ello, se interpone la libertad de la persona, desde el productor de drogas hasta su consumidor, productores y consumidores que bien pueden, como de hecho sucede, decidir no respetar esas leyes que, por más buenas que sean las intenciones del legislador, resultan injustas e ineficaces.

Injustas porque violan la libertad de la persona para decidir si consume o no drogas, es decir, si se hace o no daño a sí misma, decisión que debe depender solamente de ella, quien debe hacer suyas las dos erres inseparables de la libertad: la del riesgo (de decidir mal) y la responsabilidad (enfrentar las consecuencias).

Ineficaces porque no solo no logran el fin buscado, terminar con la drogadicción, sino que, en primer lugar, inducen un aumento en la demanda y consumo de drogas y, en segundo término, ocasionan los delitos propios del narcotráfico: secuestros, torturas, asesinatos, etc., todo lo cual es consecuencia de que, por obra y gracia de la prohibición, los productores y oferentes de drogas no pueden competir en mercados legales, sino combatir al margen de los mismos. Y entre competir vía precio, calidad y servicio (como sucede con el alcohol y el tabaco), y combatir por medio de secuestros, torturas, asesinatos (como sucede con cualquier droga prohibida), hay una diferencia esencial: la que existe entre ganarle al competidor y exterminar al enemigo.

La prohibición resulta injusta e ineficaz, razones suficientes para ponerle fin, algo que muchos se rehúsan a aceptar por creer que una de las tareas del gobierno es ser ángel de la guarda, y como tal preservarnos de todos los males, comenzando por aquellos que podamos hacernos a nosotros mismos, siendo que la tarea esencial del gobierno es prohibir que violemos los derechos de los demás (que no es lo mismo que prohibir que le hagamos daño a los demás; la diferencia la explicaré en la última entrega de esta serie) y castigar a quien los viole.

Continuará.

• Drogas • Derecho y economía

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus