VIERNES, 4 DE DICIEMBRE DE 2015
Slim vs Carstens

¿Usted considera un triunfo para México el acuerdo al que llegó con Estados Unidos para evitar la imposición de aranceles?
No
No sé



“Incluso si la ausencia de gobierno realmente significara anarquía en un sentido negativo y desordenado, que está lejos de ser el caso, incluso entonces, ningún trastorno anárquico podría ser peor que la posición a la que el gobierno ha dirigido a la humanidad.”
Leon Tolstoy

Manuel Suárez Mier







“Es a todas luces contradictorio sustentar que es deseable tener un doble mandato cuando es imposible cumplirlo utilizando exclusivamente un único instrumento de política.”


Con motivo del medio siglo de la creación del Grupo Financiero Inbursa, el ingeniero Carlos Slim, su fundador y dueño, le espetó al gobernador del Banco de México, Agustín Carstens que la institución que él dirige debiera ampliar sus objetivos a promover el empleo, además de mantener la inflación bajo control.

Slim citó el ejemplo del Sistema de la Reserva Federal de EU –coloquialmente conocido como el Fed- que desde 1977 tiene el doble mandato de promover “el máximo nivel de empleo” congruente con la estabilidad de precios, definida como un nivel bajo y estable de inflación, que hoy en día el Fed fija en 2% anual.

No tengo duda que Slim, a quien conozco hace más años de los que tiene Inbursa, es un hombre de enorme talento y gran capacidad empresarial, que ha sabido aprovechar momentos críticos de nuestra economía para hacer su fortuna al comprar empresas baratas cuando otros salían corriendo, o proteger su poder monopólico ante instituciones creadas para evitarlo, como lo hizo con Telmex hasta hace poco.

Sin embargo, su conocimiento de macroeconomía y de política monetaria, merece una calificación reprobatoria. Es claro que desconoce los trabajos de Jan Tinbergen, primer Premio Nobel de economía, y de mi maestro en Chicago Robert Mundell, quien también obtuvo el Nobel en 1999, sobre el “principio de clasificación efectiva de mercado” (PCEM) aplicado a los instrumentos y objetivos de política económica.

El PCEM sustenta que cada objetivo de política económica independiente, como en este caso serían la inflación, por una parte, y el desempleo, por la otra, requieren del mismo número de instrumentos de política económica que también sean independientes entre sí, como son las políticas monetaria y fiscal.

El PCEM va más allá al definir las condiciones en las que cada instrumento de política es más efectivo para alcanzar los objetivos elegidos. En el caso que nos ocupa, la evidencia empírica muestra sin lugar a dudas que la política monetaria es más poderosa para combatir la inflación que para promover el empleo.

Los bancos centrales tienen un solo instrumento en su haber: la política monetaria, Esto es cierto tanto para el Banco de México como para el Fed, por lo que es a todas luces contradictorio sustentar que es deseable tener un doble mandato cuando es imposible cumplirlo utilizando exclusivamente su único instrumento de política.

El error que cometió el Congreso de EU en 1977 al imponerle el doble mandato al Fed, lo causó el alto nivel del desempleo e inflación sufrido simultáneamente entonces, a pesar que los seguidores de Keynes creían que tal cosa era imposible, que se debió al enorme gasto deficitario financiado con impresión de dinero del Fed.

La mejor contribución que puede hacer un banco central para acelerar el crecimiento económico y la consecuente creación de empleo, es mantener la estabilidad de la moneda mediante una política monetaria prudente, como la que ha seguido el Banco de México en las últimas dos décadas, lo que da certidumbre y aumenta la inversión.

Vale la pena subrayar que el ingeniero Slim coincide en su pensamiento monetario con los pésimos economistas del PRD y los que rodean a AMLO, que llevan tiempo exigiendo que el Banco de México adopte un más acelerado crecimiento como una de sus metas explícitas, y que han pedido la cabeza de Carstens una y mil veces.

Tengo la impresión que el ingeniero no tuvo la cortesía de avisar a su invitado de honor lo que planeaba decir, pues en su elogioso discurso a Slim y su obra, Carstens no habló de política monetaria sino de los contrastes del México de 1965 y el de ahora, señalando que a pesar de los muchos contratiempos sufridos por el país, hubo avances notables en este medio siglo.

Por último, la mayoría de los bancos centrales respetados del mundo tienen el singular mandato de asegurar la estabilidad de precios y del sistema financiero de sus países.

• Inflación / Política monetaria • Política económica

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus