JUEVES, 31 DE DICIEMBRE DE 2015
Pobreza, ¿cómo se derrota? (I)

¿A quiénes deben ir dirigidos los apoyos por parte del gobierno en esta crisis provocada por el Covid19?
A las personas
A las empresas
Sólo a las Pymes
A todos
A nadie



El punto sobre la i
“El gobierno es un mal necesario”
Thomas Paine


Más artículos...
Santos Mercado
• Después de la pandemia, a resolver la crisis económica

Manuel Suárez Mier
• Liderazgos fallidos

Arturo Damm
• Domingo, día clave

Fernando Amerlinck
• Hernán Cortés, el padre de la patria

Luis Pazos
• AMLO, ¿suicidio político?

Arturo Damm
• Lo ha dicho Negrete

Ricardo Valenzuela
• ¿Cómo llegó Marx a EU… y a México? (II)


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“Algunas reflexiones en torno al tema de la pobreza, y a la manera de derrotarla, derrota que, según el secretario Meade, tendrá lugar solamente si se vence la indiferencia. ¿Será?”


En su cuenta de Twitter, José Antonio Meade, secretario de Desarrollo Social, apuntó, el pasado 16 de diciembre, lo siguiente: “La pobreza sólo se derrota cuando se vence la indiferencia, por lo que en esta lucha deben participar todos los sectores sociales del país”, afirmación (¿ocurrencia?) que me sirve para compartir con ustedes algunas reflexiones en torno al tema de la pobreza, y a la manera de derrotarla, derrota que, según Meade, tendrá lugar solamente si se vence la indiferencia. ¿Será?

Primera. La pobreza no es la condición natural del ser humano en este planeta: es su condición original. Si hubiera sido su condición natural, dado que la naturaleza impone límites, nunca alguien la hubiera superado. Y es un hecho que muchos la han superado y, si se dan las condiciones necesarias y suficientes, ¡que no son ningún misterio!, muchos la superarán.

Segunda. La pobreza no consiste en un no tener, sino en un no poder. Un no poder, vía un trabajo productivo, obtener (desde producir hasta comprar) los satisfactores para poder satisfacer, de entada, las necesidades básicas, que son aquellas que, de quedar insatisfechas, atentan contra la salud y la vida del ser humano.

Tercera. Si la pobreza consiste esencialmente en no poder, y no en un no tener, la misma no se soluciona dando para que se tenga, sino empoderando para que se pueda. Para que se pueda ¿qué? Realizar un trabajo productivo, definido como aquel cuyo producto (por ejemplo el ingreso) alcanza para obtener los satisfactores indispensables.

Cuarta. Ese empoderamiento tiene que ver con dotar a los pobres de capital, definido como todo aquello, desde conocimientos y habilidades, hasta maquinaria y equipo, que le permite al ser humano trabajar de manera productiva (por lo menos) y de manera cada vez más productiva (por lo más).

Quinta. La pobreza (que unos no puedan obtener lo indispensable) no es lo mismo que la desigualdad (que unos puedan obtener más que otros), y el reto es eliminar la primera, no reducir la segunda.

Continuará.

• Pobreza y desigualdad

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus