MIÉRCOLES, 17 DE FEBRERO DE 2016
El Papa y el mercado (III)

¿Usted cree que es buen momento para realizar inversiones en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos Socialistas (II)

Arturo Damm
• ¿Otra tenencia?

Víctor Hugo Becerra
• El gobierno de López Obrador, un fracaso

Arturo Damm
• Noticias: una buena, una mala

Manuel Suárez Mier
• Destierro a los expertos

Arturo Damm
• Impuestos, la justificación moral

Luis Pazos
• Presupuesto 2020, ¿realista?


Pulsaciones...
• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“El mercado no es, como afirma el Papa Francisco, la causa de muchos males, sino lo contrario, la causa del bien común.”


Afirmar, en el ámbito de la economía, que el mercado es causa de muchos males, como repetidamente lo ha hecho el Papa Francisco, equivale a afirmar en los campos de las matemáticas, la química y la física, respectivamente, que Pi vale 6.2832, que el agua es H4O, que E = 3(MC). Se trata de errores que deben corregirse.

El mercado no es causa de muchos males, sino del bien común, del mayor bienestar (bien) de todas las partes involucradas (común). Para entenderlo hay que responder correctamente la pregunta ¿qué es el mercado? En el diccionario encontramos estas respuestas: 1) Contratación pública en lugar destinado al efecto y en días señalados; 2) Sitio público destinado permanentemente, o en días señalados, para vender, comprar o permutar bienes o servicios; 3) Conjunto de actividades realizadas libremente por los agentes económicos sin intervención del poder público; 4) Conjunto de operaciones comerciales que afectan a un determinado sector de bienes; 5) Plaza o país de especial importancia o significado en un orden comercial cualquiera; 6) Conjunto de consumidores capaces de comprar un producto o servicio; 7) Estado y evolución de la oferta y la demanda en un sector económico dado.

Estas son las repuestas que encontramos en el diccionario a la pregunta ¿qué es el mercado?, en las cuales hallamos, principalmente, dos elementos: una relación y un lugar. La relación de intercambio entre compradores y vendedores. El lugar en el cual se lleva a cabo esa relación. A ese lugar lo llamamos mercado. A la relación también. ¿Pero qué pasaría con ese lugar si en él se dejaran de dar las relaciones de intercambio entre compradores y vendedores? Dejaría de ser mercado, lo cual quiere decir que la definición correcta de mercado es: relación de intercambio entre compradores y vendedores. Lo esencial es la relación, el lugar resulta accidental.

Llegados a este punto preguntémonos, ¿cómo puede ser esa relación de intercambio la causa de muchos males? No lo es. De hecho es la causa de un bien común.

Continuará.

• Liberalismo • Cultura económica • Religión

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus