LUNES, 29 DE FEBRERO DE 2016
¿TLCAN en peligro?

A un año del comienzo del gobierno de López Obrador, usted cree que hemos mejorado en...
Economía
Seguridad
Ambas
Ninguna de las dos



El punto sobre la i
“El gobierno es, esencialmente, poder frente al ciudadano. ¿Qué lo justifica?”
Othmar K. Amagi


Más artículos...
Luis Pazos
• AMLO: los buenos y los malos

Arturo Damm
• Desconfianza empresarial

Ricardo Valenzuela
• ¿Son los EU abanderados del capitalismo salvaje?

Arturo Damm
• Las expectativas

Isaac Katz
• Un pésimo año

Arturo Damm
• Un año: lo bueno, lo malo (II)

Víctor Hugo Becerra
• Narcoterrorismo en México


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Isaac Katz







“En juego están millones de dólares de exportaciones e importaciones y millones de empleos. En este caso, en esta elección, no podemos darnos el lujo de sólo ser observadores.”


Hemos estado atentos a la diatriba antimexicana por parte de Donald Trump desde que afirmó que México envía a Estados Unidos violadores y narcotraficantes (y una que otra buena persona) así como su propuesta de construir el muro que se extienda a lo largo de toda la frontera entre ambos países, misma que obligaría a México a pagar. Incluso, después de la declaración del ex-presidente Vicente Fox "I am not paying for that fucking wall", Trump le aumentó tres metros a la altura de la barda fronteriza. También mencionó, en algún momento de su campaña, que consideraría un muro con la frontera canadiense. Además de Fox, Felipe Calderón se subió al ring, comparando a Trump con Hitler, mientras que la Secretaria de Relaciones Exteriores afirmó que Trump es "ignorante y racista" y el presidente Peña dijo que quien construye muros termina por aislarse.

Lo que ha recibido menos atención es la posición de Trump así como la de otros candidatos a la presidencia de Estados Unidos en lo que concierne al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y otros acuerdos comerciales.

Por el lado del Partido Republicano Trump, en su diarrea verbal, ha dicho que impondría un arancel de 35% a todas las exportaciones mexicanas hacia Estados Unidos y que derogaría el TLCAN, además de imponer restricciones a las importaciones provenientes de China, así como su oposición al Acuerdo Transpacifico (TPP). Por el otro lado, tanto Ted Cruz como Marco Rubio han expresado su apoyo al libre comercio (Cruz subordinándolo a la soberanía nacional, lo que ello quiera decir), incluido obviamente el de la región norteamericana. Por el lado del Partido Demócrata, Bernie Sanders (quien se dice socialista) siempre se ha opuesto a cualquier tratado de libre comercio y en todas las ocasiones en que dichos tratados han sido puestos a consideración del Senado para su ratificación, ha votado en contra (también votó en contra de la resolución para otorgar al presidente Obama la autorización para negociar el TPP). Hillary Clinton ha señalado reiteradamente su oposición al TLCAN (firmado por su esposo Bill) dejando ver que buscaría una renegociación del mismo y, ya de candidata, también ha expresado su oposición al TPP, aunque cuando era Secretaria de Estado lo apoyó.

Dada la posición de los diferentes candidatos respecto del comercio internacional, ¿está el TLCAN en peligro? ¿Qué tanto en la elección presidencial jugaría el tópico del comercio internacional? Es claro que si los contendientes son Trump y Clinton, éste será un tema importante, con una posición mucho más retrógrada la de Trump. Si los contrincantes fuesen Trump y Sanders (poco probable), ambos estarían de acuerdo en destruir el comercio internacional, aislando a Estados Unidos y perjudicando al mundo en su conjunto. Si la pareja fuesen Rubio (o Cruz) vs Clinton, quizás el tema de comercio internacional no sería tan relevante, aunque ello no se puede descartar.

Independientemente de quienes sean los contrincantes en la elección constitucional, es un hecho innegable que México sería un gran perdedor de la abrogación o inclusive la pura renegociación del TLCAN. Y es por ello que el gobierno mexicano, así como cámaras de empresarios, tienen que intervenir en las campañas electorales a través de campañas publicitarias dirigidas al votante estadounidense resaltando las bondades para productores, pero sobre todo para los consumidores, del TLCAN.

En juego están millones de dólares de exportaciones e importaciones y millones de empleos. En este caso, en esta elección, no podemos darnos el lujo de sólo ser observadores.

• Globalización / Comercio internacional • Demagogia • Mercantilismo / Proteccionismo • Elecciones EU 2016

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus