JUEVES, 3 DE MARZO DE 2016
Déficit comercial, ¿malo? (IV)

A un año del comienzo del gobierno de López Obrador, usted cree que hemos mejorado en...
Economía
Seguridad
Ambas
Ninguna de las dos



El punto sobre la i
“El gobierno es, esencialmente, poder frente al ciudadano. ¿Qué lo justifica?”
Othmar K. Amagi


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• ¿Cómo se acaba la pobreza?

Arturo Damm
• Outsourcing

Luis Pazos
• AMLO: los buenos y los malos

Arturo Damm
• Desconfianza empresarial

Ricardo Valenzuela
• ¿Son los EU abanderados del capitalismo salvaje?

Arturo Damm
• Las expectativas

Isaac Katz
• Un pésimo año


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“Cuando los ingresos por exportaciones no alcanzan para pagar las importaciones, la diferencia debe salir de alguna de las otras fuentes de divisas. ¿De cuál conviene que salgan?”


Que la balanza comercial de un país resulte deficitaria quiere decir, uno, que las importaciones son mayores que las exportaciones y, dos, que con los dólares obtenidos por las exportaciones no alcanza para pagar todas las importaciones, mismas que al final de cuentas se acaban pagando, por lo que los dólares para hacerlo tienen que salir de algún otro lado que no sean las exportaciones, como de hecho sucede en los países en los cuales la balanza comercial resulta deficitaria, siendo este el caso de México, tal y como lo muestran los resultados preliminares del pasado mes de enero, que no fueron la excepción sino la regla: exportaciones iguales a 24,536 millones de dólares; importaciones iguales a 27,997 millones; déficit igual a 3,461 millones, mismo que tuvo que financiarse con dólares provenientes de alguna otra fuente distinta de las exportaciones.

Además de las exportaciones (que suponen salida de mercancías a cambio de entrada de dólares), ¿qué otras fuentes de dólares existen en la economía mexicana? En primer lugar, el envío de remesas, que son los dólares que los mexicanos que viven y trabajan en los Estados Unidos envían a sus familiares en México. En segundo término la inversión extranjera, ya sea financiera (también llamada de cartera), ya directa (que es la que apuntala o abre empresas, produce bienes y servicios, crea empleos y le permite, a quienes obtienen esos puestos de trabajo, generar ingresos). En tercer lugar, préstamos. Por último, repatriación de capitales. Todo ello da como resultado la entrada de dólares a la economía mexicana. (Los ingresos por turismo hay que contabilizarlos, porque eso son, como exportaciones, que son las compras de productos mexicanos que hacen los extranjeros, ya sea que se las enviemos a sus países, ya sea que ellos vengan a comprarlas a México).

Cuando los ingresos por exportaciones no alcanzan para pagar las importaciones, la diferencia (el déficit comercial) debe salir de alguna de las otras fuentes de divisas. ¿De cuál conviene que salgan? ¿Cuál es la más segura?

Continuará.

• Globalización / Comercio internacional • Cultura económica • Mercantilismo / Proteccionismo

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus