VIERNES, 4 DE MARZO DE 2016
Déficit comercial, ¿malo? (V)

¿Usted considera que la política debe estar por encima de la economía?
Sí, la política debe estar por encima de la economía
No, la economía debe estar por encima de la política
No, la economía debe estar al margen de la política
No sé



El punto sobre la i
“Mercado significa libertad para producir y libertad para consumir. Atacarlo es atacar la autonomía de la voluntad.”
Antonio Escohotado


Más artículos...
Erika Donjuán y Miguel A. Cervantes
• Rigidez laboral en México (II)

Manuel Suárez Mier
• Populismo expulsa expertos

Arturo Damm
• Desempleo

Luis Pazos
• Viacrucis en el IMSS

Arturo Damm
• Impuestos al vicio y a la obesidad

Ricardo Valenzuela
• El arte del libre comercio, estilo Trump

Arturo Damm







“La inversión extranjera directa sumó recursos más que suficientes para financiar el déficit, razón por la cual el mismo no representó ningún problema el año pasado.”


El déficit en la balanza comercial, es decir, la diferencia entre lo que se exporta y lo que se importa, debe financiarse con dólares provenientes de alguna fuente de divisas distinta de las importaciones. ¿Cuáles? Estas son las posibilidades: envío de remesas; inversión extranjera, financiera o directa; préstamos; repatriación de capitales. ¿Cuál de estas fuentes de divisas debe ser la que provea, de manera habitual y principal, los dólares para financiar el déficit en la balanza comercial? ¿Cuál es la más segura? ¿Cuál la que genera más beneficios para la economía? La inversión extranjera directa, que es la más segura (dólares que llegaron para quedarse) y la que genera más beneficios para la economía (desde producción, pasando por empleos, hasta ingresos).

La inversión extranjera directa es la que viene al país a apuntalar y/o a abrir empresas; a producir bienes y servicios para los mexicanos; a crear empleos para los mexicanos; a permitirle, a los mexicanos que obtienen esos nuevos puestos de trabajo, generar ingresos para ellos y sus familiares; a exportar desde México y, por ello mismo, a generar divisas para el país, necesarias para poder importar lo que nos hace falta y que nos resulta más barato importar que producirlo en el país, todo ello deseable por sí mismo, todo ello consecuencia de la inversión extranjera directa, que conviene que sea la fuente habitual y principal de dólares para financiar el déficit en la balanza comercial (déficit que es lo que nos conviene), para lo cual el país debe ser lo suficientemente competitivo, es decir, capaz de atraer, retener y multiplicar todo tipo de inversiones directas, comenzando por las extranjeras, recordando que lo que importa no es el origen de los capitales sino su destino.

En 2015 la balanza comercial registró un déficit de 14,460 millones de dólares. En ese mismo año la inversión extranjera directa sumó 28,382 millones de dólares, más que suficientes para financiar el déficit, razón por la cual el mismo no representó ningún problema el año pasado.

• Globalización / Comercio internacional • Cultura económica • Mercantilismo / Proteccionismo

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus