Pesos y contrapesos
Mar 16, 2016
Arturo Damm

Consumo y crecimiento, ¿relación causal? (III)

Si la oferta fuera el resultado directo de la demanda, no habría escasez, no habría pobreza, porque bastaría que algo se demandara para que se ofreciera.

Una cosa es demandar (pedir), otra comprar (adquirir pagando un precio), y otra consumir (satisfacer una necesidad), y la pregunta es si alguna de estas acciones puede ser causa eficiente del crecimiento de la economía, es decir, de la producción de bienes y servicios, como lo aseveraría quien afirme lo siguiente: “Ha sido el consumo privado el motor del crecimiento de la economía”, entendiendo por consumo privado la compra, de parte de las familias residentes en el país, de bienes y servicios para el consumo final, y midiendo el crecimiento de la economía por el comportamiento de la producción de bienes y servicios, de tal manera que la afirmación puede parafrasearse así: “Ha sido la compra de bienes y servicios para consumo final, de parte de las familias residentes en México, la causa eficiente de la producción de bienes y servicios en el país”, afirmación errónea y, ¡mucho más importante!, peligrosa, dadas las consecuencias que, en materia de política económica, puede tener.

Lo primero que hay que hacer es distinguir entre condición necesaria y condición suficiente. Que haya consumidores dispuestos a comprar lo que se produce y ofrece es condición necesaria para que se produzca y ofrezca. Ningún empresario producirá y ofrecerá aquello que sabe no tendrá demanda y nadie comprará. De hecho, lo que es necesario para que se produzca y ofrezca es la expectativa del productor y el oferente de que habrá demanda, y por lo tanto compra, de lo producido y ofrecido. Ello es condición necesaria, pero de ninguna manera suficiente, porque la producción, sin la cual no hay oferta, no es el resultado directo de la demanda y la compra, sino de la inversión directa, es decir, de los gastos realizados para poder producir. De los mayores gastos realizados para poder producir más.

Si la oferta fuera el resultado directo de la demanda, no habría escasez, no habría pobreza, porque bastaría que algo se demandara para que se ofreciera. Lo primero sería condición suficiente de lo segundo. No lo es.

Continuará.



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

El gobierno es un mal necesario

Thomas Paine
Entrar
Encuesta de la semana
¿A quiénes deben ir dirigidos los apoyos por parte del gobierno en esta crisis provocada por el Covid19?
Artículos recientes...
Manuel Suárez Mier
• Liderazgos fallidos
Arturo Damm
• Domingo, día clave
Fernando Amerlinck
• Hernán Cortés, el padre de la patria
Luis Pazos
• AMLO, ¿suicidio político?
Arturo Damm
• Lo ha dicho Negrete