LUNES, 28 DE MARZO DE 2016
Salario mínimo, el primer error (I)

¿Usted cree que es buen momento para realizar inversiones en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Luis Pazos
• Pemex: ideologías contra aritmética

Arturo Damm
• Afirmaciones falaces

Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos Socialistas (II)

Arturo Damm
• ¿Otra tenencia?

Víctor Hugo Becerra
• El gobierno de López Obrador, un fracaso

Arturo Damm
• Noticias: una buena, una mala

Manuel Suárez Mier
• Destierro a los expertos


Pulsaciones...
• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“¿Cómo es posible que el salario mínimo esté tan rezagado en relación al objetivo que, constitucionalmente, debe lograrse?”


Leemos, en el artículo 123 constitucional, que “los salarios mínimos generales deberán ser suficientes para satisfacer las necesidades normales de un jefe de familia, en el orden material, social y cultural, y para proveer a la educación obligatoria de los hijos”, algo que, con los 73.04 pesos de salario mínimo diario para este 2016, simple y sencillamente no se logra.

Según el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social, CONEVAL, el precio de la canasta básica alimentaria (línea de bienestar MÍNIMO) mensual por persona fue, en febrero pasado, en las zonas urbanas del país, de 1,343.22 pesos. El salario mínimo diario fue de 73.04 pesos, equivalente a 2,118.16 pesos mensuales. Supongamos una familia urbana, de cuatro miembros, de los cuales solo uno trabaja, percibiendo por su trabajo el salario mínimo. ¿Cuál fue el precio de la canasta básica alimentaria (que permite, ¡nada más!, alcanzar la línea de bienestar MÍNIMO) para esa familia en febrero pasado? 5,372.88 pesos. ¿Cuál era el ingreso con el que contaba?  2,118.16 pesos. ¿Cuánto le faltaba? 3,254.72 pesos. ¿En cuánto tendría que haber aumentado el salario mínimo para que esta familia hubiera podido comprar la canasta básica alimentaria, y alcanzar la línea de bienestar MÍNIMO? En 153.7 por ciento. El salario mínimo diario tendría que haber sido, no de 73.04 pesos, sino de 185.30 pesos.

¿Cómo es posible que el salario mínimo esté tan rezagado en relación al objetivo que, constitucionalmente, debe lograrse: que el mismo alcance para la satisfacción de las necesidades normales de un jefe de familia en los órdenes material, social y cultural, y para proveer a la educación obligatoria de los hijos? Y no perdamos de vista que el cálculo lo hice tomando en cuenta, ¡solamente!, el precio de la canasta básica alimentaria, ¡la línea de bienestar mínimo!, que no incluye todas las necesidades del orden material (faltan, para empezar, vivienda, vestido, calzado, transporte, atención médica, educación) y que excluye todas las necesidades de los órdenes social y cultural. ¿Cómo es posible?

Continuará.

• Salario mínimo

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus