MARTES, 19 DE ABRIL DE 2016
Un nuevo guion

¿Usted cree que con la reciente disminución de la tasa objetivo del banco central se incrementará el crecimiento económico en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Destierro a los expertos

Arturo Damm
• Impuestos, la justificación moral

Luis Pazos
• Presupuesto 2020, ¿realista?

Arturo Damm
• El presupuesto y el crecimiento

Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos y Socialistas (I)

Arturo Damm
• Los dos problemas

Víctor Hugo Becerra
• Los nuevos enemigos de la Libertad


Pulsaciones...
• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Isaac Katz







“México necesita un nuevo guion. Seguir con el anterior garantiza seguir observando una película por demás mediocre.”


La película de la economía mexicana durante las últimas tres décadas nos muestra un país con muy bajo crecimiento económico, con niveles de pobreza que no disminuyen, con una distribución de la riqueza y del ingreso que sigue siendo notoriamente inequitativa y con un porcentaje de la fuerza laboral trabajando en la informalidad que sigue siendo cercana al 60%. La misma película también nos muestra regiones del país que se han modernizado y crecido (como el Bajío y el norte) y, simultáneamente regiones que siguen estancadas (Guerrero, Chiapas y Oaxaca). Vimos la transición de una economía sustentada en el petróleo para generar divisas en el comercio internacional a una basada en las manufacturas y, en menor medida, los productos agrícolas. En esta película también vemos cómo pasamos de vivir en un entorno de alta inestabilidad macroeconómica a una en la cual existe una baja tasa de inflación. Asimismo, en la película observamos cómo en el país ha aumentado la corrupción y la apropiación de rentas. Una película mediocre.

Hacia el futuro necesitamos un nuevo guion, uno que nos muestre un país con tasas elevadas de crecimiento económico pero que además éste sea incluyente tal que se reduzca significativamente la pobreza, que aumente continuamente el bienestar de las familias y nos encaminemos hacia una distribución del ingreso más equitativa. ¿Cuáles tendrían que ser las piezas centrales de este nuevo guion?

Primero, la imperiosa necesidad de construir y alcanzar un íntegro estado de derecho entendido en su concepción amplia y que incluye una eficiente definición de los derechos privados de propiedad, un poder judicial independiente e imparcial que proteja estos derechos y garantice el cumplimiento de los contratos, uno en donde predomine la competencia en todos los mercados, sean bienes, servicios o factores de la producción.

Segundo, y ligado con lo anterior, un arreglo regulatorio caracterizado por bajas barreras de entrada a los mercados, uno que reduzca los costos de transacción y permita una alta movilidad sectorial y regional de los recursos. Reducir los costos regulatorios a los cuales se enfrentan las empresas generaría el incentivo para su formalización, crecimiento y modernización, con un impacto directo en la productividad de los factores de la producción y el ingreso de los trabajadores. Aquí es imprescindible considerar una significativa reducción de las cuotas patronales al IMSS y financiar la seguridad social con la recaudación general de impuesto, para lo cual se requiere la homogeneización del IVA.

Tercero, un sólido arreglo institucional que persiga y penalice la corrupción, gubernamental y privada. Reducir las barreras regulatorias de entrada a los mercados ayuda, pero no es suficiente. Licitaciones amañadas, conflicto de intereses, desvío de recursos públicos, etcétera, tienen que ser atacadas frontalmente. La corrupción es un juego de suma negativo con un alto costo en crecimiento y bienestar.

Cuarto, una reingeniería de las finanzas públicas que incluya, por una parte, un arreglo tributario que incentive el trabajo, el ahorro y la inversión y que simultáneamente fortalezca estructuralmente los ingresos tributarios y, por otra parte, un aumento en la eficiencia y eficacia del gasto público, dejando de gastar en aquellos rubros en los cuales la rentabilidad social es negativa, en programas que destruyen la riqueza nacional.

Quinto, un esfuerzo acelerado para aumentar y mejorar el capital humano de la población, tanto en educación como en salud. Mayor capital humano impacta directamente en el crecimiento y el bienestar.

México necesita un nuevo guion. Seguir con el anterior garantiza seguir observando una película por demás mediocre.

• Problemas económicos de México

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus