Pesos y contrapesos
Abr 29, 2016
Arturo Damm

Senado, ¿respeto a la libertad?

El alquiler de vientres con fines de lucro no es una actividad delictiva por su propia naturaleza. ¿Por qué la penalizan los senadores?

En México damos un paso a favor de la libertad individual y uno en contra, y así no avanzamos. Lo estamos viendo.

La propuesta de Peña Nieto a favor de legalizar la posesión de hasta 28 gramos de mariguana, con fines recreativos, no deja de ser, si bien es cierto que a medias, un paso a favor de la libertad individual, la propiedad privada y la responsabilidad personal (tres aspectos de una misma realidad: no hay libertad individual sin propiedad privada y sin responsabilidad personal), por una razón muy sencilla: las únicas conductas que deben prohibirse por ley son las que violan derechos de terceros, y consumir drogas, conducta éticamente reprobable, no viola derechos de alguien.

Sin embargo, frente a ese paso a favor de la libertad individual, la propiedad privada y la responsabilidad personal, dado por Peña Nieto, el Senado de la República dio uno en su contra, al penalizar, como si se tratara de una actividad delictiva por su propia naturaleza (siendo tales las que violan derechos de terceros), el alquiler de vientres con fines de lucro, la maternidad subrogada a cambio de un pago, violando así, en primer lugar, el derecho de la mujer a decidir sobre el uso que le da a su cuerpo y, en segundo término, el derecho de toda persona a celebrar contratos, ambos casos (uso del cuerpo y celebración de contratos) que solo deben tener un límite, y solamente uno: el respeto a los derechos (ojo: ¡que realmente lo sean!) de los demás.

Si una mujer decide, ¡con fines de lucro!, alquilar su vientre para hacer posible la maternidad subrogada, ¿el derecho de quién está violando? De nadie. Si dos personas celebran, ¡con fines de lucro!, un contrato, celebración que supone la voluntariedad de las partes contratantes, ¿el derecho de quién están violando? De nadie. Si el alquiler de vientres con fines de lucro no es una actividad delictiva por su propia naturaleza, ¿por qué la penalizan los senadores? Por injustos, prepotentes, arbitrarios, ignorantes, moralistas…



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

El problema, para los dictadores, es que no pueden eliminar la libertad del ser humano. Sólo pueden prohibir su ejercicio, prohibición a la que se opone, precisamente, la libertad.

Othmar K. Amagi
Entrar
Encuesta de la semana
Termina la era “TLCAN” y comienza la era “T-MEC”. ¿Considera que será suficiente para remolcar a la economía mexicana y hacerla crecer a pesar de que los motores internos están apagados (consumo, inversión, inversión gubernamental)?
Artículos recientes...
Isaac Katz
• La otra tragedia
Arturo Damm
• Estado de chueco
Manuel Suárez Mier
• Relaciones externas en 2020
Arturo Damm
• Para reactivar la economía
Isaac Katz
• Pensiones (II)