MIÉRCOLES, 11 DE MAYO DE 2016
Otro disparate: Impuesto a la herencia (I)

¿Usted considera un triunfo para México el acuerdo al que llegó con Estados Unidos para evitar la imposición de aranceles?
No
No sé



“Incluso si la ausencia de gobierno realmente significara anarquía en un sentido negativo y desordenado, que está lejos de ser el caso, incluso entonces, ningún trastorno anárquico podría ser peor que la posición a la que el gobierno ha dirigido a la humanidad.”
Leon Tolstoy

Arturo Damm







“¿Adelante con el impuesto a la herencia de los millonarios?”


Democracia Deliberada es, entre otras cosas, una cuenta en Twitter, correspondiente a “la corriente política en búsqueda de la izquierda perdida” (¿a quién se le perdió?, ¿en dónde se le perdió?, ¿qué distingue a la izquierda perdida de las izquierdas que sí se encuentran?), que promueve el hashtag #ImpuestoalaHerenciaYA, una muestra más de que la esencia de la izquierda, cualquiera que sea el adjetivo con el que se la califique, es el convencimiento de tener el derecho de disponer de la propiedad de los demás, cobrando impuestos con fines redistributivos, “derecho” ante el cual los contribuyentes tienen la obligación de entregarle al gobierno la parte del producto de su trabajo que éste ordene.

La propuesta es cobrar un impuesto del 20 por ciento (¡una quinta parte!) a la herencia de los millonarios (¿a partir de cuántos millones se es, para efectos de este impuesto, millonario?), lo cual permitiría recaudar hasta el 1 por ciento del PIB (189 mil millones de pesos el año pasado), equivalente (eso dice Democracia Deliberada) al tamaño del recorte del gasto gubernamental para este año.

Según la información proporcionada en México el 1 por ciento de la población concentra (esta es la palabra que usan: concentra) el 43 por ciento de la riqueza, siendo que el 99.5 por ciento de las familias mexicanas tiene una riqueza (¿qué entienden por riqueza?) menor a un millón de dólares, equivalentes, al tipo de de cambio de hoy (10 de mayo), a 18 millones de pesos.

Democracia Deliberada afirma que es falso que dicha propuesta esté motivada por la envidia, y/o desincentive la inversión, y/o implique doble tributación, y que sus beneficios serían: la redistribución del ingreso; el incentivo al consumo y al crecimiento (¡keynesianismo!); el incentivo a la filantropía y al emprendedurismo, entre otros efectos positivos, impuesto a la herencia que se cobra en Chile (25 por ciento), Estados Unidos (40), Corea del Sur (50) y Japón (55). ¿Adelante con el impuesto a la herencia de los millonarios? No, claro que no.

Continuará.

• Socialismo • Impuestos • Redistribución • Impuesto a la herencia

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus