LUNES, 23 DE MAYO DE 2016
Las empresas improductivas del gobierno

La decisión de López Obrador de liberar al hijo del "Chapo" Guzmán recién capturado fue...
Un acierto
Un error
No sé



El punto sobre la i
“Todo gobierno, por supuesto, va contra la Libertad.”
H.L. Menken


Más artículos...
Roberto Salinas
• Populismo en América Latina

Arturo Damm
• Narcotráfico (III)

Arturo Damm
• Narcotráfico (II)

Víctor Hugo Becerra
• México: Del Estado fallido al Estado vencido

Arturo Damm
• Narcotráfico (I)

Manuel Suárez Mier
• Estancamiento sincrónico

Arturo Damm
• Riqueza


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Godofredo Rivera







“Convertir los pasivos de las empresas improductivas del Estado a deuda pública es un acto cruel, ilegal e inmoral contra los contribuyentes.”


Ya de plano no entiendo, el gobierno mexicano habla sobre austeridad y la semana pasada nos anuncia que asumirá buena parte del pasivo laboral de CFE (comenzando con 160 mil millones de pesos) para convertirlo en deuda pública. Pues no, así no se puede, si el gobierno repetidamente asume los pasivos de las empresas IMPRODUCTIVAS del estado, los mexicanos estamos fritos, pues las finanzas públicas están muy presionadas con deuda externa e interna (aunque lo renieguen los funcionarios de la Secretaría de Hacienda) y dicha acción significa más impuestos futuros para los contribuyentes.

Los técnicos de Hacienda señalan que convertir los pasivos a deuda pública reduce el pago de intereses y el principal de la deuda total. Tienen toda la razón. Pero ese no es el asunto de fondo. El punto esencial es por qué cada determinado número de años los contribuyentes tenemos que rescatar a las ineficientes empresas del gobierno.

Así como es inmoral e ilegal rescatar a empresas privadas de la quiebra (éste es el acto más anticapitalista), rescatar a empresas del gobierno es lo más nefasto. Las señales son del todo perversas en términos económicos, pues las empresas IMPRODUCTIVAS del gobierno asumen cada vez un riesgo moral mayor (el no cuidarse financieramente), sabiendo que el gobierno será prestamista de última instancia (es lo mismo que sucede con los bancos comerciales y el Banco Central).

Ya antes he señalado que lo económicamente correcto es liquidar de una vez por todas a las empresas IMPRODUCTIVAS del gobierno, pues se mueven con intereses políticos y no económicos. 

Las antes llamadas paraestatales son una carga para todos los contribuyentes. Lejos de generar riqueza para los mexicanos, sólo engendran más y más deuda pública que es asumida a fuerzas por todos los contribuyentes. Esto es lo más anti democrático del mundo. Ni siquiera nos piden nuestra opinión, se trata de rescatar a las “empresas estratégicas del Estado. Lo mismo ha pasado con Pemex. Puras mentiras y manipulaciones. El gobierno es el peor empresario del mundo y la historia económica lo evidencia claramente.

Dado que llegamos tarde a la reforma energética, lo menos que puede hacer el gobierno es salirse de los mercados energéticos privados y liquidar a las paraestatales, dejar que sean las empresas privadas las que le entren al negocio y paguen sus respectivos impuestos. Seguir rescatando a las empresas IMPRODUCTIVAS del estado es una amenaza seria a las fianzas públicas y desde luego un acto cruel, ilegal e inmoral contra los contribuyentes.

Por lo pronto, una vez más el gobierno miente en materia de austeridad.

• Política fiscal • Impuestos • Reforma energética • Monopolios

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus