JUEVES, 30 DE JUNIO DE 2016
Más sobre los costos de pertenecer a la Unión Europea

¿Usted considera que la política debe estar por encima de la economía?
Sí, la política debe estar por encima de la economía
No, la economía debe estar por encima de la política
No, la economía debe estar al margen de la política
No sé



El punto sobre la i
“Mercado significa libertad para producir y libertad para consumir. Atacarlo es atacar la autonomía de la voluntad.”
Antonio Escohotado


Más artículos...
Víctor Hugo Becerra
• Amando a tu verdugo

Arturo Damm
• ¿Opinan de más?

Santos Mercado
• El capitalismo lo inventaron las mujeres

Arturo Damm
• Tasa a la baja

Erika Donjuán y Miguel A. Cervantes
• Rigidez laboral en México (II)

Manuel Suárez Mier
• Populismo expulsa expertos

Godofredo Rivera







“Lo importante es comerciar libremente, no mantener a una organización costosa como lo es Bruselas, sede de la burocrática y antilibertaria Unión Europea.”


Los costos de pertenecer a la Unión Europea (UE) son absurdos. Desde legislaciones laborales, de salud y de medio ambiente, están ahogando a distintos miembros de la organización burocrática UE. Cito aquí algunos ejemplos:

La participación en la zona europea de libre comercio no es gratuita, como lo descubrió Estonia cuando tuvo que aumentar sus aranceles para formar parte de la UE. El economista francés Patrick Messerlin ha estimado que el proteccionismo comercial europeo de cara a países fuera de la UE le cuestan a Europa entre el 5 y 7% del PIB anual. Los políticos suelen olvidar que las importaciones baratas son tan importantes como las exportaciones. Las importaciones mejoran la calidad de vida mediante la reducción de precios y la oferta a los consumidores de opciones adicionales.

La alternativa a la unión aduanera europea no es el aislamiento económico. Todos los estados miembros de la UE son también miembros de la Organización Mundial del Comercio (OMC). Están, por lo tanto, sometidos a los compromisos de la UE como de la OMC. Si un país decide salir de la UE, en el peor de los casos estaría sujeto a los aranceles de la UE para países fuera de la Unión; el arancel ponderado promedio de importación aplicado del 10.1% y 2% para productos agrícolas y no agrícolas, respectivamente. Lo más probable es que un ex miembro podría negociar un tratado bilateral con la UE, como Suiza lo ha hecho; adherirse al Área Económica Europea, como Noruega; o liberalizar unilateralmente.

Si bien el libre comercio entre los países europeos fue un importante paso adelante, el proceso de la liberalización económica se ha estancado en la última década, incluso antes de la crisis financiera de 2008. Por ejemplo, aproximadamente el 60% del mercado de servicios no ha sido liberalizado. En 2006 la UE soslayó sus intentos de desregular los servicios; ¿quién podría olvidar el miedo que los franceses le tenían a los plomeros polacos cuyos servicios eran baratos? Esto fue una jugada particularmente perjudicial para los nuevos estados miembros de la UE, donde los salarios son más bajos que en Europa occidental.

Luego está la Política Agrícola Común de la UE que es simplemente una red de subsidios agrícolas y cuotas de producción, exigida por Francia hace más de cincuenta años como el "precio" para crear el mercado común. Desde el inicio, la CAP (la política de subsidios) ha sido costosa, un despilfarro y corruptora; ahora absorbe cerca de la mitad del presupuesto común de la UE. Su sistema de desembolso geográfico también discrimina a los agricultores de Europa Central y del Este: un agricultor típico de Letonia, por ejemplo, recibe una subvención de 90 euros por hectárea al año. Un agricultor griego recibe 650 euros por hectárea.

En cuanto a los costos de la regulación de la UE, las propias estimaciones de la Comisión Europea colocan la cifra en unos 600 mil millones de euros anuales. Estrictas regulaciones ambientales, de salud y de seguridad están afectando particularmente a Europa Central y del Este. Bulgaria es el país más pobre de la UE con un promedio de ingreso per cápita de 4.800 euros anuales, una quinta parte del promedio de la UE. Los precios de la electricidad consumen gran parte de los ingresos mensuales. Sin embargo, la UE insiste que el 16% de la electricidad de Bulgaria tendrá que venir de fuentes renovables mucho más costosas, tales como paneles solares y molinos de viento. 

La reforma energética en México trae lo mismo, algún burócrata idiota decidió esto de las energías renovables, que debe supuestamente ser “limpia” en unos cuantos años, otra vez un burócrata infeliz queriendo superar al mercado. 

Si el lector quiere saber más al respecto revise aquí; nosotros sólo hemos reproducido algunas cifras interesantes para que los analistas bisoños entiendan que lo importante es comerciar libremente, no mantener a una organización costosa como lo es Bruselas, sede de la burocrática y antilibertaria Unión Europea.

• Intervencionismo • Regulación • Estatistas / Gubernamentólatras • Europa • Brexit

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus