LUNES, 4 DE JULIO DE 2016
Inflación subyacente, la importante (I)

¿Usted cree que es buen momento para realizar inversiones en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Propaganda, censura y autocracia

Arturo Damm
• Progreso social, ¿hacia dónde?

Luis Pazos
• Pemex: ideologías contra aritmética

Arturo Damm
• Afirmaciones falaces

Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos Socialistas (II)

Arturo Damm
• ¿Otra tenencia?

Víctor Hugo Becerra
• El gobierno de López Obrador, un fracaso


Pulsaciones...
• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“El aumento en la TII, ¿supone de la autoridad monetaria una respuesta reactiva a algo que ya pasó o implica una conducta proactiva para evitar que algo pase?”


La Junta de Gobierno del Banco de México decidió, el 30 de junio, elevar la Tasa de Interés Interbancaria (TII) de 3.75 a 4.25 por ciento, con el fin, no de defender al peso frente al dólar, sino de defender el poder adquisitivo del peso frente a la inflación, algo muy distinto. En el comunicado oficial leemos que “el Instituto Central ajustará su postura monetaria cuando sea requerido, con el afán de mantener la inflación y sus expectativas bien ancladas”. Vamos por partes.

Ajustar postura monetaria, ¿a que se refiere? A aumentar la TII cuando 1) la inflación aumente, y lo haga con la tendencia a superar el límite de la meta permanente (¡todo un tema este de “la meta permanente de inflación”!), que es del 3 por ciento más menos un punto porcentual de margen de error, y cuando 2) las expectativas de inflación de los agentes económicos apunten a una inflación mayor que la correspondiente a la meta permanente.

Mantener la inflación y sus expectativas bien ancladas, ¿a qué se refiere? A que la inflación no supere el límite superior de la meta permanente, que es del 4 por ciento, y a que las expectativas de los agentes económicos, en materia de inflación, tampoco superen el 4 por ciento.

El hecho de que la autoridad monetaria haya aumentado la TII del 3.75 al 4.25 por ciento, un aumento de medio punto porcentual, equivalente al 13.3 por ciento, ¿quiere decir que ya se dio ese repunte en la inflación, y que apunta a superar la máxima inflación permitida de acuerdo con la meta permanente? ¿Quiere decir que la expectativa de los agentes económicos ha repuntado y que los mismos ya esperan una inflación superior al 4 por ciento, por arriba de la meta permanente?

La inflación, y las expectativas de inflación, ¿se están disparando? El aumento en la TII, ¿supone de la autoridad monetaria una respuesta reactiva a algo que ya pasó o implica una conducta proactiva para evitar que algo pase?

Continuará.

• Inflación / Política monetaria

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus