MARTES, 5 DE JULIO DE 2016
Capital humano y las zonas económicas especiales

¿Usted cree que es buen momento para realizar inversiones en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Propaganda, censura y autocracia

Arturo Damm
• Progreso social, ¿hacia dónde?

Luis Pazos
• Pemex: ideologías contra aritmética

Arturo Damm
• Afirmaciones falaces

Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos Socialistas (II)

Arturo Damm
• ¿Otra tenencia?

Víctor Hugo Becerra
• El gobierno de López Obrador, un fracaso


Pulsaciones...
• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Isaac Katz







“No es una casualidad que dado el bajo nivel de capital humano de la población, sean precisamente éstas las entidades con menor nivel de desarrollo y con mayores índices de pobreza y marginación.”


Después de la aprobación del Congreso de la Unión y ser decretado por el presidente Peña, entró en vigor el esquema de Zonas Económicas Especiales (ZEE) que tiene como objetivo impulsar el desarrollo en las entidades más pobres del país: Chiapas, Guerrero, Michoacán, Oaxaca y Veracruz.

A propósito, la organización México, ¿Cómo Vamos? lanzó a un grupo de "expertos" (entre los cuales me consideran) la pregunta: ¿Cuáles son los aspectos claves para que las Zonas Económicas Especiales sean exitosas? El objetivo fue que cada uno de los encuestados señalara lo que a su consideración eran los tres más importantes. Las respuestas fueron (como porcentaje del total): certidumbre jurídica: 72; acceso a infraestructura: 56; seguridad pública: 50; definición de los derechos de propiedad: 44; integración a cadenas productivas: 33; formación de capital humano: 28; incentivos fiscales: 22; logística con el exterior: 6.

Los porcentajes de respuesta a cada uno de los factores no es sorprendente; en estos estados priva una notoria incertidumbre jurídica del cumplimiento de contratos, están asolados por actos delictivos y la infraestructura de comunicaciones, transportes y urbana es poca y de mala calidad. Lo que a mí en particular me sorprendió, es el bajo porcentaje de respuestas en lo relativo al capital humano; solo el 28% de los encuestados lo consideró como un elemento clave para que las ZEE sean exitosas.

Esto adquiere relevancia al ver los resultados de la Encuesta Nacional de los Hogares 2015 dada a conocer por el INEGI. Según esta encuesta, a nivel nacional el porcentaje de los individuos mayores a 15 años de edad que no terminaron su educación media (secundaria o equivalente) fue de 35.5%, sin duda un porcentaje elevado, pero que se vuelve dramático en los estados considerados dentro las ZEE. En estas entidades, el porcentaje de la población mayor a 15 años sin educación media terminada fue: Veracruz, 45.1; Guerrero, 47.7; Michoacán, 48.7; Chiapas, 51.4; Oaxaca, 52.7. Además, para que sea todavía más dramático el asunto, hay que considerar la mala calidad de la educación. No es una casualidad que dado el bajo nivel de capital humano de la población, sean precisamente éstas las entidades con menor nivel de desarrollo y con mayores índices de pobreza y marginación. Tampoco es casualidad que sean éstas las entidades (aunque en menor grado Veracruz) en donde la CNTE tiene su mayor presencia.

Sin capital humano, el acervo de habilidades y conocimientos de uso productivo, es prácticamente imposible lograr un desarrollo económico alto y sostenido. Bajos niveles educativos y además de mala calidad, que hacen que en muchos casos sean analfabetos funcionales, deriva en que no pueden insertarse eficiente y productivamente en una economía moderna. Por lo mismo, viene la pregunta: independientemente de factores como la certidumbre jurídica, acceso a infraestructura y mejor seguridad pública, ¿cuántas empresas están dispuestas a invertir en estas ZEE si no existe la mano de obra con el capital humano requerido? Muy pocas y, más aún, de las que están insertas en el mundo globalizado con altos niveles de competencia, prácticamente ninguna. De ser esto así, lo que observaremos serán empresas de tamaño muy pequeño, sin economías a escala, de baja productividad y, consecuentemente, de muy bajos de remuneración para los trabajadores.

Acumular capital humano, tanto en cantidad (años de escolaridad) como en calidad es sin duda un proceso lento y cuyos resultados se ven a largo plazo. Para México es crucial avanzar es esta área, pero en el caso de los Estados que comprenden las ZEE, esto adquiere carácter de urgente.

• Educación / Capital humano • Problemas económicos de México • Pobreza y desigualdad • Política económica

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus