VIERNES, 8 DE JULIO DE 2016
Inflación subyacente, la importante (V)

¿A quiénes deben ir dirigidos los apoyos por parte del gobierno en ésta crisis provocada por el Covid19?
A las personas
A las empresas
Sólo a las Pymes
A todos
A nadie



El punto sobre la i
“El gobierno es un mal necesario”
Thomas Paine


Más artículos...
Ricardo Valenzuela
• ¿Cómo llegó Marx a EU… y a Mexico? (II)

Arturo Damm
• Empresario = Benefactor

Santos Mercado
• Una sociedad bien organizada

Víctor Hugo Becerra
• El coronavirus es el iceberg y México es el Titanic

Arturo Damm
• Art. 39 CFF

Isaac Katz
• La gran crisis

Arturo Damm
• Comercio exterior, de mal en peor


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“El solo dato de la expectativa de la inflación subyacente, y dado que su tarea es preservar el poder adquisitivo del peso, justifica que la autoridad monetaria use sus herramientas para evitar el repunte en la inflación.”


La inflación subyacente se calcula, en comparación con la inflación general, excluyendo los bienes y servicios cuyos precios tienen un comportamiento volátil: agropecuarios, energéticos y tarifas autorizadas por el gobierno. Es por ello que la inflación subyacente, comparada con la general, brinda una mejor imagen de la tendencia de la inflación, por lo que las medidas de política monetaria, cuyo fin es preservar el poder adquisitivo del peso (lo cual, estrictamente hablando, supone una inflación de cero por ciento), deben tomarse en función de su comportamiento.

Lo ideal es que la inflación subyacente se ubique por debajo de la inflación general, porque ello puede “jalar” a la segunda a la baja, tal y como sucedió de enero a octubre del 2015, periodo durante el cual la inflación general bajó de 3.07 a 2.48 por ciento. Entre noviembre de 2015 y mayo de 2016, con la excepción de febrero, la inflación subyacente se mantuvo por arriba de la inflación general, periodo durante el cual esta última aumentó de 2.48 a 2.60 por ciento. Además, de marzo a mayo, la inflación subyacente resultó cada vez mayor que la general. Marzo: 2.76 contra 2.60, 6.2 por ciento mayor. Abril: 2.83 contra 2.54, 11.4 por ciento mayor. Mayo: 2.93 contra 2.60, 12.3 por ciento mayor.

¿Cuál es la expectativa en materia de inflación subyacente? Según los resultados de la Encuesta sobre las Expectativas de los Especialistas en Economía del Sector Privado, correspondiente al mes de junio, la inflación subyacente para 2016 será (mediana) 3.21 por ciento. Para 2015 fue del 2.41 por ciento. De cumplirse la expectativa la inflación subyacente este año será 33.2 por ciento mayor que el año pasado. Este solo dato, y dado que su tarea es preservar el poder adquisitivo del peso, justifica que la autoridad monetaria use sus herramientas para evitar el repunte en la inflación. La pregunta, cuya respuesta queda pendiente, es si el aumento en la Tasa de Interés Interbancaria es la estrategia correcta para evitar tal repunte. ¿Lo es?

• Inflación / Política monetaria

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus