VIERNES, 22 DE JULIO DE 2016
Oxxo gas, ¿competencia real? (IV)

¿Usted cree que es buen momento para realizar inversiones en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Propaganda, censura y autocracia

Arturo Damm
• Progreso social, ¿hacia dónde?

Luis Pazos
• Pemex: ideologías contra aritmética

Arturo Damm
• Afirmaciones falaces

Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos Socialistas (II)

Arturo Damm
• ¿Otra tenencia?

Víctor Hugo Becerra
• El gobierno de López Obrador, un fracaso


Pulsaciones...
• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“La verdadera competencia tendrá que esperar.”


Resumiendo lo dicho en el artículo décimo cuarto transitorio de la Ley de Hidrocarburos: 1) hasta el 31 de diciembre de 2017 el gobierno fijará los precios de las gasolinas; 2) a partir del 1 de enero de 2018 los precios los determinarán los oferentes; 3) hasta el 31 de diciembre de 2016 solo PEMEX importará gasolinas, sin embargo, supuestas las condiciones, los permisos de importación podrán otorgarse, a cualquier interesado, antes del 31 de diciembre de 2016; 4) si la Comisión Federal de Competencia Económica (COFECE) considera, antes de cumplidos los plazos señalados, que hay competencia efectiva[1] podrá reducirlos y dejar que los precios los determinen los oferentes.

Repasando lo sucedido: se adelantó, al pasado 1 de abril, el otorgamiento de permisos para que cualquier interesado pueda importar gasolina y ofrecerla al consumidor final, pero al precio fijado por el gobierno, por lo que la importación de esas gasolinas tendrá que ser, o tipo Premium, o tipo Magna, por lo cual, en materia de precios, todo sigue igual, no habiendo todavía verdadera competencia, por lo cual la libertad de elección del consumir está limitada a Premium, con un precio de $14.03 por litro, o a Magna, cuyo precio es de $13.16.

Lo que debería pasar: que la COFECE reduzca los plazos señalados en la Ley para adelantar la liberación de precios, algo que no hará. El 11 de julio COFECE publicó recomendaciones[2] para fomentar condiciones de competencia en los mercados de gasolinas. “El trabajo –cito textualmente–  identifica posibles obstáculos que afectarían la apertura de los mercados de gasolinas y diésel, que deberían atenderse con miras a la liberalización de precios prevista a partir del 1 de enero de 2018”, lo cual indica que la COFECE no tiene la intención de adelantar la liberación de precios.

La verdadera competencia tendrá que esperar.


[1] Contradicción: no puede haber competencia efectiva si no hay competencia de precios, y no hay competencia de precios si el gobierno los fija.

[2] Transición hacia Mercados Competidos de Gasolinas y Diésel.

• Competencia • Reforma energética • Monopolios

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus