MIÉRCOLES, 3 DE AGOSTO DE 2016
Gasolinazo, ¿por qué? (III)

¿Usted cree que es buen momento para realizar inversiones en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Propaganda, censura y autocracia

Arturo Damm
• Progreso social, ¿hacia dónde?

Luis Pazos
• Pemex: ideologías contra aritmética

Arturo Damm
• Afirmaciones falaces

Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos Socialistas (II)

Arturo Damm
• ¿Otra tenencia?

Víctor Hugo Becerra
• El gobierno de López Obrador, un fracaso


Pulsaciones...
• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“El gobierno aumentó el precio de las gasolinas porque pudo, porque la mayoría de los consumidores no está dispuesta a reducir su demanda, lo cual se traducirá en mayor recaudación.”


En 2016 el precio de la gasolina Premium ha aumentado 5.9 por ciento, el de la Magna 6.1. ¿Por qué? Porque el gobierno quiere y puede.

El gobierno quiere aumentar el precio de las gasolinas porque necesita más ingresos, y si el precio de las gasolinas aumenta, ¡ceteris paribus!, la recaudación por concepto de IEPS e IVA también aumenta. Dicho lo anterior surge la siguiente pregunta: el aumento en el precio de las gasolinas, ¿no se traducirá, según la Ley de la Demanda (ceteris paribus, a mayor precio menor cantidad demanda), en una menor cantidad demandada, por lo tanto en menores ventas, y por ello mismo en menor recaudación? Todo dependerá del valor de la elasticidad precio de la demanda de gasolinas, que mide el grado de respuesta de los consumidores al aumento en el precio, misma que puede ser proporcional (si el precio aumenta en X por ciento la cantidad demandada se reduce en X por ciento); más que proporcional (si el precio aumenta en X por ciento la cantidad demandada se reduce en más que X por ciento); menos que proporcional (si el precio aumenta en X por ciento la cantidad demanda se reduce en menos que X por ciento). Las gasolinas, ¿qué tipo de elasticidad precio de la demanda tienen?

Usted lector, ante el aumento en el precio de la Premium del 3.1 por ciento, y de la Magna del 4.2 por ciento, ¿en qué porcentaje reducirá su demanda? Es más, ante tales aumentos, ¿reducirá sus compras de gasolina, con lo que ello puede significar, por ejemplo, dejar de usar el auto privado para comenzar a utilizar el transporte público? Si su respuesta es que no reducirá su demanda, y coincide con la de la mayoría, entonces entendemos que el gobierno aumentó el precio de las gasolinas porque pudo, porque la mayoría de los consumidores no está dispuesta a reducir su demanda, lo cual se traducirá en mayor recaudación.

Dicho lo anterior no debemos olvidar el tema de la fórmula.

Continuará.

• Reforma energética • Gasolina • Monopolios

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus