Pesos y contrapesos
Ago 18, 2016
Arturo Damm

Proteccionismo: injusto e ineficaz (I)

Dar marcha atrás en la apertura comercial, e imponer barreras a las relaciones comerciales entre mexicanos y estadounidenses, ¿sería justo? ¿Sería eficaz?

La historia se mueve pendularmente, oscilando entre extremos, marcando épocas. Así, a la época que en materia de economía estuvo inspirada en el Consenso de Washington, a favor de la libertad individual, la propiedad privada, la economía de mercado, la responsabilidad fiscal y monetaria, la apertura comercial y la competencia, le sigue otra que cuestiona esos paradigmas, comenzando por el de la apertura comercial y la competencia, y muestra de ello son los discursos de los dos candidatos presidenciales en los Estados Unidos, ambos cuestionando (el uno más que la otra, pero los dos cuestionando al final de cuentas) el Tratado de Libre de Comercio, con la intención, en el mejor de los casos, de renegociarlo (lo cual sería positivo si el resultado de la renegociación fuera una mayor apertura comercial, no siendo esa la intención de la renegociación, sino todo lo contrario) o, en el peor, de cancelarlo (lo que sería excelente si el resultado de la cancelación fuera el verdadero libre comercio entre mexicanos y estadounidenses, no siendo esa la pretensión de la cancelación, sino exactamente lo contrario). En México no faltan quienes apoyan tales propuestas.

Al analizar este tipo de propuestas debemos hacernos estas dos preguntas, la primera relacionada con la ética, la segunda con la economía. Primera: ¿es justo? Segunda: ¿es eficaz? Dar marcha atrás en la apertura comercial, e imponer barreras a las relaciones comerciales entre mexicanos y estadounidenses, ¿sería justo? No, porque ello supondría limitar la libertad de mexicanos y estadounidenses para comerciar de la manera que más les convenga. ¿Sería eficaz? Tampoco, porque ello supondría reducir, tanto en México como en Estados Unidos, la oferta de bienes y servicios a menor precio y con mayor calidad, consecuencia de las importaciones, en detrimento del bienestar de los consumidores de ambos países.

Menos importaciones, igual a menos oferta, igual a mayor escasez, igual a menor bienestar. Necesitamos lo contrario: más importaciones, más oferta, menor escasez, mayor bienestar. En pocas palabas: libre comercio. Más libre comercio. Más, no menos.

Continuará.



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

El problema, para los dictadores, es que no pueden eliminar la libertad del ser humano. Sólo pueden prohibir su ejercicio, prohibición a la que se opone, precisamente, la libertad.

Othmar K. Amagi
Entrar
Encuesta de la semana
Termina la era “TLCAN” y comienza la era “T-MEC”. ¿Considera que será suficiente para remolcar a la economía mexicana y hacerla crecer a pesar de que los motores internos están apagados (consumo, inversión, inversión gubernamental)?
Artículos recientes...