MARTES, 23 DE AGOSTO DE 2016
El camino del progreso económico (II)

El PIB en todo 2019 se contrajo -0.1%. Dado que la política económica de este gobierno no cambiará, ¿cuál es su pronóstico para 2020?
<0%
Entre 0% y 1%
>1%



El punto sobre la i
“Por mucho que nos duela a los liberales, ninguna Constitución es garantía de la libertad.”
Carlos Rodríguez Braun


Más artículos...
Luis Pazos
• Escasez de medicinas en hospitales públicos

Arturo Damm
• El PIB: monto y composición

Ricardo Valenzuela
• El nuevo bufón de América Latina

Arturo Damm
• PIB, cifra definitiva

Isaac Katz
• Viejos pobres (II)

Arturo Damm
• Antineoliberalismo, ¿la solución?

Víctor Hugo Becerra
• No es feminicidio, es falta de Estado de Derecho


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“La causa eficiente del progreso económico es la inversión directa, que abre empresas, produce bienes y servicios, crea empleos y genera ingresos.”


El problema económico de fondo es la escasez (no todo alcanza para todos, menos en las cantidades que cada uno quisiera, y mucho menos gratis), problema que nunca eliminaremos (nunca viviremos en un mundo en el cual todo alcance para todos, en las cantidades que cada uno quiera, y todo ello gratis), pero que hemos minimizado de manera espectacular. Hoy, como nunca antes, más gente cuenta con más y mejores satisfactores. Hoy, comparando con el pasado, la escasez es menor y el bienestar mayor, lo cual no quiere decir que no queden retos que enfrentar. La buena noticia es que, si se hace lo que se debe, los retos pueden superarse.

La causa eficiente del progreso económico, definido como la capacidad para producir más y mejores bienes y servicios, para un mayor número de gente, es la inversión directa, que abre empresas, produce bienes y servicios, crea empleos y genera ingresos. ¿De qué dependen las inversiones directas? De la competitividad del país, definida como la capacidad de una nación para atraer (que los capitales se inviertan en México), retener (que los capitales invertidos en México se queden invertidos en México), y multiplicar (que las utilidades generadas por los capitales invertidos en México se reinviertan en México) inversiones directas, competitividad del país que depende de variables que van desde la infraestructura de comunicaciones y trasportes hasta la carga impositiva, y un larguísimo etcétera.

Queda claro que a mayor competitividad del país más inversiones directas; que a más inversiones directas mayor producción de bienes y servicios; que a mayor producción de bienes y servicios mayor crecimiento económico, que se mide, precisamente, por el comportamiento de dicha producción, todo lo cual se traduce en menor escasez y, por ello, en mayor bienestar, sobre todo si los consumidores pueden acceder a esos bienes y servicios, para lo cual requieren suficiente poder de compra. ¿Cómo conseguirlo?

Si la clave para lograr más producción es la inversión directa, también lo es para conseguir mayores ingresos: salarios, sueldos, honorarios, etc.

Continuará.

• Cultura económica • Prosperidad

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus