MIÉRCOLES, 31 DE AGOSTO DE 2016
Deuda pública, cuatro mediciones (I)

¿A quiénes deben ir dirigidos los apoyos por parte del gobierno en esta crisis provocada por el Covid19?
A las personas
A las empresas
Sólo a las Pymes
A todos
A nadie



El punto sobre la i
“El gobierno es un mal necesario”
Thomas Paine


Más artículos...
Fernando Amerlinck
• Hernán Cortés, el padre de la patria

Luis Pazos
• AMLO, ¿suicidio político?

Arturo Damm
• Lo ha dicho Negrete

Ricardo Valenzuela
• ¿Cómo llegó Marx a EU… y a México? (II)

Arturo Damm
• Empresario = Benefactor

Santos Mercado
• Una sociedad bien organizada

Víctor Hugo Becerra
• El coronavirus es el iceberg y México es el Titanic


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“¿Qué tan preocupante es la reciente evolución de la deuda del sector público, que incluye al Gobierno Federal, a Pemex, a CFE, al IMSS y al ISSSTE?”


La semana pasada la empresa calificadora Standard & Poor’s modificó la perspectiva de la deuda del sector público (que no de México) de estable a negativa. ¿Qué tan preocupante es la reciente evolución de la deuda del sector público, que incluye al Gobierno Federal, a Pemex, a CFE, al IMSS y al ISSSTE? Todo depende de cómo la midamos, existiendo cuatro posibilidades: 1) deuda total como porcentaje del PIB (el ingreso generado por todos); 2) deuda total como porcentaje de los ingresos totales del sector público; 3) servicio de la deuda total (pago de intereses más comisiones y otros pagos) como porcentaje del PIB; 4) servicio de la deuda total como porcentaje de los ingresos totales del sector público.

Como porcentaje del PIB, en 2012, al final del sexenio de Calderón, la deuda total del sector público representó el 33.1 por ciento. Tres años después, a finales del 2015, a la mitad del sexenio de Peña Nieto, representaba ya el 43.2 por ciento.

Como porcentaje de los ingresos totales del sector público, al final del sexenio de Calderón, en el año 2012, la deuda total del sector público representó el 152.3 por ciento. A  finales del 2015, tres años después, el porcentaje llegó al 191.2.

El servicio de la deuda total del sector público federal, como porcentaje del PIB, en 2012 fue del 1.9 por ciento. Tres años después, en 2015, fue del 2.2.

Por su parte, el servicio de la deuda total del sector público federal, como porcentaje de los ingresos totales del sector público federal, en 2012, fue del 8.7. Tres años después, en el 2015, fue del 9.6.

De las cuatro mediciones posibles, ¿cuáles responden mejor a la pregunta de si debemos o no preocuparnos por la reciente evolución de la deuda del sector público federal? De entrada hay que descartar las mediciones con relación al PIB, el ingreso generado por todos, y centrar la atención en las mediciones relacionadas con los ingresos del sector público, que es el deudor.

Continuará.

• Política fiscal

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus