MIÉRCOLES, 7 DE SEPTIEMBRE DE 2016
Abriendo el abanico (I)

¿A quiénes deben ir dirigidos los apoyos por parte del gobierno en esta crisis provocada por el Covid19?
A las personas
A las empresas
Sólo a las Pymes
A todos
A nadie



El punto sobre la i
“El gobierno es un mal necesario”
Thomas Paine


Más artículos...
Fernando Amerlinck
• Hernán Cortés, el padre de la patria

Luis Pazos
• AMLO, ¿suicidio político?

Arturo Damm
• Lo ha dicho Negrete

Ricardo Valenzuela
• ¿Cómo llegó Marx a EU… y a México? (II)

Arturo Damm
• Empresario = Benefactor

Santos Mercado
• Una sociedad bien organizada

Víctor Hugo Becerra
• El coronavirus es el iceberg y México es el Titanic


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“De la producción pasamos a la inversión directa, y de la inversión directa a la competitividad del país. De la competitividad a la atracción de más inversiones directas...”


De 1934 a 1982 (ocho sexenios, de Cárdenas a López Portillo) el crecimiento promedio anual, sexenal, de la economía mexicana fue 6.1 por ciento. De 1983 a 2012 (cuatro sexenios, de De la Madrid a Calderón) fue 2.3 por ciento. A lo largo de la primera mitad del sexenio de Peña Nieto (2013-2015) el crecimiento promedio anual de la economía fue 2.0 por ciento. Durante el primer y segundo trimestre del 2016 el crecimiento fue 2.4 y 2.5 por ciento.

De 1983 a la fecha uno de los principales retos (¿el principal?) en la economía mexicana ha sido recuperar el crecimiento elevado (no menor al 6.0 por ciento) y sostenido (que el promedio anual no sea menor al 6.0 por ciento), crecimiento que se mide por el comportamiento de la producción de bienes y servicios de consumo final, el Producto Interno Bruto, PIB, que es la dimensión cuantitativa del progreso económico, definido como la capacidad para producir más (dimensión cuantitativa) y mejores (dimensión cualitativa) bienes y servicios, para un mayor número de gente (dimensión social), dimensión cuantitativa del progreso económico que es la causa, por el lado de la oferta, de la reducción de la escasez y, por ello, del aumento en el bienestar.

¿De qué depende el comportamiento del PIB? De la inversión directa, ID, que es todo gasto destinado a producir más, por lo que abre nuevas empresas, produce más bienes y  más servicios, crea nuevos empleos, y le permite, a quienes obtienen esos empleos, generar ingresos. ¿Y de qué depende la ID que se realiza en un país? De la competitividad de ese país, CP, definida como la capacidad de esa nación para atraer, retener y multiplicar inversiones directas.

¿Qué tenemos? Un abanico que se va abriendo, mostrando cada vez más variables. De la producción pasamos a la inversión directa, y de la inversión directa a la competitividad del país. Hay que elevar la competitividad, para atraer más inversiones directas, para producir más, para crecer más. El abanico se abre.

Continuará.

• Cultura económica • Problemas económicos de México

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus