MARTES, 13 DE SEPTIEMBRE DE 2016
Derechos del contribuyente

¿Considera usted que, en caso de logar su registro, “México Libre” es una alternativa viable para tener una oposición fuerte?
No
No sé



El punto sobre la i
“Por mucho que nos duela a los liberales, ninguna Constitución es garantía de la libertad.”
Carlos Rodríguez Braun


Más artículos...
Isaac Katz
• Viejos pobres (II)

Arturo Damm
• Antineoliberalismo, ¿la solución?

Víctor Hugo Becerra
• No es feminicidio, es falta de Estado de Derecho

Arturo Damm
• Neoliberalismo, ¿culpable?

Manuel Suárez Mier
• El misterio chileno

Arturo Damm
• Capitalismo de compadres (II)

Asael Polo Hernández
• ¿Liquidar o estabilizar?


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“El decálogo de la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente peca por defecto: le falta lo más importante.”


Según la PRODECON los derechos del contribuyente son: a ser informado y asistido; a ser escuchado; a la petición; a la confidencialidad y protección de datos; a la autocorrección fiscal; a no pagar más de lo debido; a la justicia fiscal; a la presunción de buena fe; a una administración tributaria ágil y eficiente; a un trato respetuoso, derechos que no son todos y, ni siquiera, los más importantes. Este decálogo peca por defecto: le falta lo más importante.

¿Tiene la persona derecho al producto íntegro (lo enfatizo para que no quede duda: íntegro) de su trabajo? Dado que la respuesta es afirmativa hay que encontrar la justificación correcta para el cobro de impuestos, ya que su cobro de parte del recaudador implica obligar al contribuyente, bajo amenaza de castigo (que va desde el recargo y la multa hasta la confiscación de propiedad y la cárcel), a entregarle al gobierno parte del producto de su trabajo, lo cual encaja perfectamente bien en la definición de robar: tomar para sí con violencia lo ajeno. Tomar para sí (para el gobierno) con violencia (bajo amenaza de castigo) lo ajeno (parte del ingreso del contribuyente). Que detrás de cada impuesto haya una ley lo hace legal, pero no necesariamente justo.

¿Cuál es la justificación correcta para el cobro de impuestos?[1] Que el gobierno realice, con toda honestidad, y con la mayor eficacia de la que sea posible, sus legítimas tareas, y nada más que sus legítimas tareas. En México el gobierno realiza muchas más tareas de las que legítimamente le corresponden (por lo que cobra más impuestos de los que debería) y las que sí le corresponden legítimamente (por ejemplo: seguridad y justicia) las realiza deshonesta e ineficazmente (por lo que, nuevamente, cobra más impuestos de lo que debería). Y esta justificación es el primer derecho del contribuyente, mismo que brilla por su ausencia en el decálogo de la PRODECON, hecho a la conveniencia del gobierno.



[1] Quien quiera ampliar y profundizar en el tema puede consultar aquí.
• Impuestos

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus