MIÉRCOLES, 2 DE NOVIEMBRE DE 2016
Repunte inflacionario (I)

¿Usted cree que es buen momento para realizar inversiones en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Propaganda, censura y autocracia

Arturo Damm
• Progreso social, ¿hacia dónde?

Luis Pazos
• Pemex: ideologías contra aritmética

Arturo Damm
• Afirmaciones falaces

Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos Socialistas (II)

Arturo Damm
• ¿Otra tenencia?

Víctor Hugo Becerra
• El gobierno de López Obrador, un fracaso


Pulsaciones...
• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“¿Es correcto que un banco central tenga metas de inflación, es decir, que acepte la pérdida del poder adquisitivo del dinero?”


En diciembre del 2015 la inflación anual se ubicó en 2.13 por ciento, la menor desde 1969. Durante la primer quincena de octubre la inflación anual resultó del 3.10 por ciento, lo cual quiere decir que en nueve meses y medio la inflación anual repuntó 0.96 puntos porcentuales, equivalentes al 45.5 por ciento. Hecho el cálculo, ¿no resulta excesivo, y por ello preocupante, el repunte en la inflación?

Lo primero que dice el Banco de México es que la inflación anual del 3.10 por ciento, correspondiente a la primera quincena de octubre, está dentro de la meta de inflación, que el mismo banco central se fija, y que es del 3.00 por ciento, más menos un punto porcentual de margen de error, por lo cual, la mentada inflación del 3.10 por ciento, está dentro de los márgenes permitidos conforme a la meta establecida.

Llegados a este punto, cuatro preguntas. Primera: un margen de error de más menos un punto porcentual, sobre tres por ciento, ¿no es muy amplio? Segunda: que se fijen, en materia de inflación, márgenes de error a la alza (mayor pérdida en el poder adquisitivo del dinero, lo cual apunta en la dirección equivocada), tiene sentido, pero que se fijen a la baja (menor pérdida en el poder adquisitivo, lo cual apunta en la dirección correcta), ¿lo tiene? Supongamos que la inflación se ubica en 1.75 por ciento, por debajo del margen de error determinado por el Banco de México (2.00 puntos porcentuales), ¿la autoridad monetaria induciría una mayor inflación hasta ubicarla, por lo menos, en 2.00 por ciento? Tercera: ¿es correcto que el Banco de México se fije a sí mismo sus metas? Cuarta: ¿es correcto que, independientemente de quién las fije, un banco central tenga metas de inflación, es decir, que acepte la pérdida del poder adquisitivo del dinero?

No olvidemos que, constitucionalmente, el objetivo del Banco de México es preservar el poder adquisitivo de nuestro dinero. ¿Cuál es la única inflación compatible con esta meta? Cero.

Continuará.

• Inflación / Política monetaria

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus