MARTES, 8 DE NOVIEMBRE DE 2016
Elección y tipo de cambio (II)

¿A quiénes deben ir dirigidos los apoyos por parte del gobierno en esta crisis provocada por el Covid19?
A las personas
A las empresas
Sólo a las Pymes
A todos
A nadie



El punto sobre la i
“El gobierno es un mal necesario”
Thomas Paine


Más artículos...
Santos Mercado
• Después de la pandemia, a resolver la crisis económica

Manuel Suárez Mier
• Liderazgos fallidos

Arturo Damm
• Domingo, día clave

Fernando Amerlinck
• Hernán Cortés, el padre de la patria

Luis Pazos
• AMLO, ¿suicidio político?

Arturo Damm
• Lo ha dicho Negrete

Ricardo Valenzuela
• ¿Cómo llegó Marx a EU… y a México? (II)


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“Al actuar conforme a sus expectativas, los especuladores contribuyen eficazmente a que suceda lo que esperaban iba suceder.”


La especulación cambiaria, compra y venta de alguna divisa con fines de lucro, se da cuando aparece la expectativa de que el precio de la divisa relevante (en nuestro caso el dólar) aumentará. Ante esa expectativa, que no es una certeza, y teniéndose inclinación al riesgo, lo racional es comprar hoy la divisa a un precio de M con la intención de venderla mañana a un precio de M + N, obteniéndose así una ganancia cambiaria igual a N, consecuencia de la depreciación de la moneda nacional frente a la moneda extranjera. Lo anterior supone, como dicen algunos, apostar a favor del fortalecimiento de la divisa frente a la moneda nacional, y al debilitamiento de la moneda nacional frente a la divisa, apuesta que algunos consideran éticamente cuestionable.

En el tipo de especulación que se da con divisas (y también, por ejemplo, con acciones), existe una regla no escrita, que la mayoría los especuladores siguen: expectativas de malas noticias compra, malas noticias vende, porque lo más probable es que hayas comprado a un precio de M y vendido a un precio de M + N, ganando N. Lo aplico para explicar una de las causas (no la única), de la depreciación del peso frente al dólar.

Expectativa de malas noticias: posible triunfo de Trump. Malas noticias: triunfo de Trump. El posible triunfo de Trump generó, a lo largo de la campaña electoral, la expectativa de la depreciación, lo cual llevó a los especuladores a comprar dólares a un precio de M con la intención de venderlos a un precio de M + N, y obtener una ganancia cambiaria de N, algo que, dado que al actuar conforme a sus expectativas los especuladores contribuyen eficazmente a que suceda lo que esperaban iba suceder, resulta posible.

Al tenerse la expectativa de la depreciación, los especuladores incrementan la demanda de dólares y, si su oferta no aumenta en la misma proporción, el resultado será necesariamente el aumento en el precio del dólar, la depreciación del peso.

Continuará.

• Especulación • Tipo de cambio • Elecciones EU 2016

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus