LUNES, 5 DE DICIEMBRE DE 2016
Evaluando a Carstens

¿Usted cree que la economía mexicana entrará en recesión en los próximos meses?
No
No sé



“Incluso si la ausencia de gobierno realmente significara anarquía en un sentido negativo y desordenado, que está lejos de ser el caso, incluso entonces, ningún trastorno anárquico podría ser peor que la posición a la que el gobierno ha dirigido a la humanidad.”
Leon Tolstoy

Arturo Damm







“Carstens consiguió lo que nadie antes que él, al frente del banco central, había conseguido: llevar la inflación a mínimos históricos.”


Agustín Carstens deja la gubernatura del Banco de México. ¿Cómo calificar su actuación al frente de la institución?

Para responder hay que tener en cuenta que, tal y como se afirma en el artículo 28 de la Constitución, la tarea del Banco de México es “preservar el poder adquisitivo de la moneda nacional”, lo cual, literalmente, supone que el peso, ni pierde, ni gana, poder adquisitivo, es decir, que no hay, ni inflación, ni deflación. Así las cosas, ¿cómo calificar la actuación de Carstens al frente del banco central? ¿Se logró la meta señalada en la Constitución? No.

Cuando Carstens llegó al Banco de México, el 1 de enero del 2010, la inflación anual era del 3.75 por ciento (diciembre del 2009), que, con altibajos en el camino, llegó a 2.13 (diciembre del 2015), hasta el momento el mínimo histórico, y que terminó en 3.06 puntos porcentuales en octubre pasado, último mes para el que tenemos información (la inflación de noviembre la conoceremos el próximo jueves 8 de diciembre).

Estrictamente hablando, y tomando literalmente lo que quiere decir “preservar el poder adquisitivo de la moneda nacional”, Carstens no cumplió, pero consiguió lo que nadie antes que él, al frente del banco central, había conseguido: llevar la inflación a mínimos históricos, mismos que no lograron mantenerse (¿por qué?): a lo largo de los diez primeros meses del año la inflación anual pasó de 2.13 a 3.06 por ciento, lo cual dio como resultado un repunte del 43.7 por ciento.

Hay más. Año tras año, el Banco de México se ha fijado una meta de inflación del 3 por ciento, más menos un punto porcentual de margen de error, por lo que cualquier inflación entre 2 y 4 por ciento cumple con el objetivo, aunque este objetivo, que supone inflación, no cumpla, en el sentido literal del término, con lo establecido en la Constitución, que implica ni inflación ni deflación.

Con esta información, ¿cómo evaluar el desempeño de Carstens al frente del Banco de México?

• Inflación / Política monetaria • Agustín Carstens

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus