JUEVES, 8 DE DICIEMBRE DE 2016
Plusprecios, ¿los gravamos?

¿A quiénes deben ir dirigidos los apoyos por parte del gobierno en esta crisis provocada por el Covid19?
A las personas
A las empresas
Sólo a las Pymes
A todos
A nadie



El punto sobre la i
“El gobierno es un mal necesario”
Thomas Paine


Más artículos...
Fernando Amerlinck
• Hernán Cortés, el padre de la patria

Luis Pazos
• AMLO, ¿suicidio político?

Arturo Damm
• Lo ha dicho Negrete

Ricardo Valenzuela
• ¿Cómo llegó Marx a EU… y a México? (II)

Arturo Damm
• Empresario = Benefactor

Santos Mercado
• Una sociedad bien organizada

Víctor Hugo Becerra
• El coronavirus es el iceberg y México es el Titanic


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“Ya encarrerados por ese camino, ¿por qué no gravar, al 100 por ciento, todos los plusprecios?”


Leemos, inciso 7, fracción C, artículo 21, del Proyecto de Constitución Política de la Ciudad de México (PCPCM) que “los incrementos en el valor del suelo derivados del proceso de urbanización, se considerarán parte de la riqueza pública de la ciudad", por lo que, tal y como se señala en el inciso 9, “los derechos de edificación serán administrados por el gobierno de la ciudad para distribuir equitativamente las cargas y beneficios que impongan el ordenamiento territorial, incluyendo la recuperación de las plusvalías generadas que deberán ser aplicadas en beneficio de los sectores de bajos ingresos”, todo lo cual es acorde con lo que se afirma en el inciso 1, del mismo artículo: “esta Constitución reconoce la función social del suelo y la propiedad”.

¿Qué quiere decir todo lo anterior? Que, de promulgarse el PCPCM tal y como están redactados los incisos 7 y 9 de su artículo 21, el gobierno citadino cobrará un impuesto por la diferencia entre el precio al que se vende un predio y el precio al cual se compró, diferencia a la que, erróneamente, se le llama plusvalía, no siendo más que (jugando con las palabras) un plusprecio, definido, precisamente, como la diferencia entre el precio al que se compra un bien y el precio al que se vende, plusprecio que es el fin de cualquier actividad comercial. Cualquier comerciante compra a un precio P con la intención de vender a un precio P + N, siendo N el plusprecio, mismo que, tratándose de un predio, y de promulgarse el PCPCM tal y como se presentaron los mentados incisos, del aludido artículo, sería objeto de un impuesto del 100 por ciento, lo cual sería injusto (viola el derecho a la propiedad privada) e ineficaz (podría dar al traste con el comercio de bienes raíces).

Y ya encarrerados por ese camino, ¿por qué no gravar, al 100 por ciento, todos los plusprecios? ¡Porque sería una tontería! Y en el caso de los plusprecios de bienes raíces, ¿no lo es?

• Distrito Federal / CDMX

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus