LUNES, 26 DE DICIEMBRE DE 2016
Gobierno y narcotráfico (I)

¿Usted cree que es buen momento para realizar inversiones en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Víctor Hugo Becerra
• El gobierno de López Obrador, un fracaso

Arturo Damm
• Noticias: una buena, una mala

Manuel Suárez Mier
• Destierro a los expertos

Arturo Damm
• Impuestos, la justificación moral

Luis Pazos
• Presupuesto 2020, ¿realista?

Arturo Damm
• El presupuesto y el crecimiento

Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos y Socialistas (I)


Pulsaciones...
• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“Allí donde el consumidor esté dispuesto a pagar el precio al cual el oferente esté dispuesto a proveerlo habrá oferta, ¡de lo que sea!”


¿Qué tan conscientes somos de que una buen parte de los principales problemas que enfrentamos como sociedad son provocados por el gobierno? Buen ejemplo es el narcotráfico, en lo que esa actividad tiene, no de comercial, sino de delictiva: asesinatos, secuestros, extorsiones, etc., dimensión delictiva del narcotráfico que es consecuencia de la prohibición impuesta por el gobierno, con las mejores intenciones, pero con resultados contraproducentes: intentando resolver un problema (la drogadicción, que es un vicio, pero no un delito), crean uno más grave (el narcotráfico, no en su faceta comercial, sino en su dimensión delictiva), con un agravante: la prohibición genera los incentivos para que, desde la oferta, se incentive la demanda, partiendo de lo que llamo la primera ley del mercado: allí donde el consumidor esté dispuesto a pagar el precio al cual el oferente esté dispuesto a proveerlo habrá oferta, ¡de lo que sea!, drogas incluidas.

La primera ley del mercado es la razón por la cual ninguna prohibición gubernamental ha acabado, ni acabará, con el consumo de drogas, mismo que es una actividad éticamente cuestionable, tanto por la dependencia que genera (hay algo, la droga, que domina a alguien, el drogadicto, siendo lo correcto lo contrario: que la persona domine a las cosas), como por el daño que causa (desde el deterioro físico y mental hasta la muerte), pero no una conducta delictiva por su propia naturaleza (siendo delictivas por su propia naturaleza las acciones que violan los derechos de los demás, comenzando por el derecho a la vida, la libertad individual y la propiedad privada, derechos que no se violan, ni por la producción oferta y venta de drogas, ni por la demanda, compra y consumo de las mismas).

Estrategias gubernamentales como el combate a las drogas (y de hecho cualquier política pública) deben analizarse desde dos perspectivas: la de la justicia (¿se respetan los derechos de las personas?) y la de la eficacia (¿se logran los resultados deseados?). El combate gubernamental contra las drogas, ¿es justo?, ¿es eficaz?

Continuará.

• Liberalismo • Drogas

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus