VIERNES, 13 DE ENERO DE 2017
¿Se puede negociar con Trump?

¿Usted cree que es buen momento para realizar inversiones en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Propaganda, censura y autocracia

Arturo Damm
• Progreso social, ¿hacia dónde?

Luis Pazos
• Pemex: ideologías contra aritmética

Arturo Damm
• Afirmaciones falaces

Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos Socialistas (II)

Arturo Damm
• ¿Otra tenencia?

Víctor Hugo Becerra
• El gobierno de López Obrador, un fracaso


Pulsaciones...
• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Manuel Suárez Mier







“Todas las negociaciones comerciales que conozco han tenido lugar entre gobiernos con clara voluntad de liberalizar el comercio.”


El flamante secretario de Relaciones Exteriores Luis Videgaray declaró que “con EU negociaremos con dignidad y sin miedo” y que “México va abrir las puertas del diálogo y de la negociación para defender los intereses de… los mexicanos.”

Videgaray ha mantenido contacto con el recién nombrado asesor especial del próximo Presidente Jared Kushner, yerno de Trump, quien, según la comentocracia de EU, es uno de los personajes más talentosos y sensatos entre los que rodean a Trump, lo que parece alentador para una negociación positiva.

Sin embargo, el tiempo apremia pues basta ver lo que les ha pasado al apaleado peso y la sacudida bolsa de valores desde la victoria de Trump y sus interminables tuits con los que siembra pánico entre los inversionistas e induce a que los tenedores de nuestros bonos y acciones pongan pies en polvorosa, además de lograr la cancelación de planes de inversión directa por miles de millones de dólares.

En su primera conferencia de prensa desde la elección, Trump reiteró sus amenazas que impondría “un gran impuesto fronterizo a (las exportaciones de) las empresas que vayan a crear trabajos en México” y que erigiría su famosa muralla en la frontera que nosotros pagaríamos.

Ante tal postura, ¿qué se puede negociar? Parecería que Trump  sigue el libreto de su famoso libro The Art of the Deal –que fue escrito por Tony Schwartz– en el que afirma que “lo peor que uno puede hacer en una negociación es parecer desesperado para conseguirla. Ello hace que los otros (con quienes uno negocia) huelan sangre y entonces uno está muerto.”

Yo no sé qué haya pensado Trump para renegociar el Tratado de Libre Comercio de Norteamérica (TLC) y quiénes, en la compleja madeja burocrática que acaba de crear para manejar el comercio exterior lleven esa responsabilidad, pero es un proceso complejo y prolongado.

Todas las negociaciones comerciales que conozco han tenido lugar entre gobiernos con clara voluntad de liberalizar el comercio, a pesar de lo cual lleva tiempo y mucho trabajo. En el caso del TLC incluyó ocho secciones (acceso al mercado de bienes; protección a la inversión extranjera y la propiedad intelectual; facilidades a los viajeros de negocios; acceso a las compras de gobierno; reglas de origen; y compromisos para proteger a la ecología y a los trabajadores) y tomó más de 3 años en 22 mesas temáticas separadas con expertos de Canadá, EU y México, y acceso al sector privado de cada país, en nuestro caso el famoso “cuarto de junto” en el que los empresarios expresaban sus puntos de vista.

En adición a la negociación el gobierno de México se percató que la idea de iniciar una relación comercial privilegiada con EU, tenía una fuerte oposición en la opinión pública por lo que el Presidente Carlos Salinas se dio a la tarea de persuadir a nuestra gente de las virtudes que tal acuerdo les traería.

Al mismo tiempo, quienes estábamos en EU para promover mejores vínculos económicos, también notamos que había un fuerte antagonismo al libre comercio con México –paradójicamente, no con Canadá– alimentado por los sindicatos y sus aliados en la extrema izquierda pero también en la derecha aislacionista y en otros grupos con intereses especiales.

En ambos casos, se emprendieron magnas campañas para contrarrestar la oposición al libre comercio entre México y EU. Al final, 69% de la población encuestada en México estaba a favor del TLC, contra sólo el 31% al principio del proceso, y en EU fue aprobado en la Cámara de Diputados con un margen de 17 votos.

Me pregunto si hoy podremos recrear condiciones favorables para una renegociación del TLC que beneficie a todas sus partes y si se puede rehacer el necesario apoyo político para dotarlo de la legitimidad indispensable que requiere.

• Globalización / Comercio internacional • México - Estados Unidos

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus