LUNES, 13 DE FEBRERO DE 2017
Expandir el mercado interno, ¿cómo? (I)

¿Usted considera que la política debe estar por encima de la economía?
Sí, la política debe estar por encima de la economía
No, la economía debe estar por encima de la política
No, la economía debe estar al margen de la política
No sé



El punto sobre la i
“Mercado significa libertad para producir y libertad para consumir. Atacarlo es atacar la autonomía de la voluntad.”
Antonio Escohotado


Más artículos...
Erika Donjuán y Miguel A. Cervantes
• Rigidez laboral en México (II)

Manuel Suárez Mier
• Populismo expulsa expertos

Arturo Damm
• Desempleo

Luis Pazos
• Viacrucis en el IMSS

Arturo Damm
• Impuestos al vicio y a la obesidad

Ricardo Valenzuela
• El arte del libre comercio, estilo Trump

Arturo Damm







“¿Cómo compensar una contracción del mercado externo?”


Supongamos, para comenzar, un productor mexicano o extranjero que, aprovechando las ventajas del TLC, comenzando por la ausencia de aranceles a las exportaciones de productos hechos en México hacia los mercados de Estados Unidos y el Canadá, produce en México teniendo un mercado potencial que abarca desde la península de Alaska hasta la península de Yucatán, con dos economías, la canadiense y estadounidense, integradas por consumidores con considerable poder de compra. ¡Cuántos productores no quisieran tener ese mercado potencial!

Supongamos, para continuar, que, por las razones que fueran, los gobiernos canadiense y estadounidense se vuelven proteccionistas, consecuentemente se salen del TLC y cierran de manera por demás hermética sus fronteras a las importaciones de productos mexicanos, de tal manera que el mercado potencial para quienes producen en México se contrae considerablemente, ya que ahora abarcará, nada más, desde la península de Baja California hasta la península de Yucatán, limitando seriamente las posibilidades de crecimiento de esos productores y generando considerables presiones recesivas sobre la actividad económica, comenzando por el lado de la producción, la creación de empleos y la generación de ingresos, lo cual terminará afectando también por el lado de la demanda, la compra y el consumo. Toda la economía se contrae.

Si, por poner un ejemplo, mi mercado se reduce en dos terceras partes, ¡pierdo el 66.66 por ciento de mis consumidores!, ¿seguiré produciendo y ofreciendo las mismas cantidades que antes? No. ¿Mantendré la misma plantilla laboral, y por lo tanto la misma nómina, que antes? No. ¿Se generarán los mismos ingresos que antes? No. Resultado: menor producción, mayor desempleo y menores ingresos. Recesión.

¿Cómo compensar esa contracción del mercado externo? La respuesta de cajón, que hemos escuchado una y otra vez ante las amenazas proteccionistas de Trump, es: con la expansión del mercado interno. Si el mercado externo se contrae, ¡que se expanda el mercado interno! De acuerdo, ¿pero cómo se logra esa expansión? Esta es la cuestión, debiendo tener claro, para empezar, que no resulta ni fácil ni rápida.

Continuará.

• Globalización / Comercio internacional • Cultura económica • Mercantilismo / Proteccionismo

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus