LUNES, 6 DE MARZO DE 2017
Propiedad privada

¿Usted considera que las acciones del actual gobierno concuerdan con sus propuestas de política industrial?
No
No sé



El punto sobre la i
“El dinero en efectivo es una garantía de libertad individual, por su eficiencia, versatilidad, irrastreabilidad y anonimato.”
Víctor H. Becerra


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Más del culto a la personalidad

Arturo Damm
• El mínimo crecimiento

Luis Pazos
• Aborto, ¿derecho o delito?

Arturo Damm
• Consumo, a la baja

Ricardo Valenzuela
• El recinto de las Malas Ideas

Arturo Damm
• La debacle

Isaac Katz
• Política industrial


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Santos Mercado







“Una sociedad donde la propiedad privada no esté permitida se transforma ineluctablemente en una sociedad de esclavos donde la única libertad que tiene la gente se reduce a obedecer o morir.”


El concepto más importante y más ignorado en los libros y escuelas de economía se llama PROPIEDAD PRIVADA. En las universidades ni se le menciona, como si apestara y fuera de lo más vulgar y corriente.

Es tan importante que define a todas las corrientes de pensamiento político y económico, ubicando a cada una en el lugar que le corresponde. Solo basta preguntar o detectar la posición que tienen ante esta institución, y solo hay dos posibilidades: tratan de defenderlo, respetarlo y promoverlo o lo ven como la causa de todos los males y promueven su destrucción y abolición total y por siempre.

En aquellas sociedades donde se respeta escrupulosamente la propiedad privada se moldea una cultura y modo de vida muy peculiar: Todos los individuos se respetan entre sí porque a todos se les considera propietarios de su persona. Nadie puede matar a nadie porque estarían violando el principio de respeto a la propiedad privada. Tampoco podrían robar las cosas del vecino, ni hacer fraudes porque estarían violando el principio de respeto a la propiedad privada. En tal caso, el hombre tendría la libertad de hacer todo lo que quisiera, siempre y cuando no dañara la propiedad de otros. Se puede arrojar desde el edificio más alto pues está en su derecho de disponer de su vida, porque es su propiedad privada, pero debe cuidar de no caer encima de otra persona pues estaría causando daños en propiedad ajena. También puede dedicarse a cualquier negocio que no implique dañar el patrimonio del otro, por ejemplo, no puede ser sicario, pues estaría dañando la vida de otros, pero sí puede acumular riqueza sin límite si la obtiene vendiendo algún bien o servicio, y nadie debe tener siquiera la intención de quitarle parte de su fortuna para distribuir entre la gente que poco tiene.

En una sociedad que se rige bajo el principio de propiedad privada todos tienen el incentivo de trabajar y tener bienes cada vez mejores, un mejor carro, una mejor casa, una mejor educación para sus hijos. Sabe que lo puede lograr si es capaz de vender servicios u objetos que otros necesitan. Se puede hacer próspero haciendo prósperos a otros. La riqueza de una persona se transforma en la medida de la bondad de ese individuo hacia la sociedad. Ser muy rico significa que ha sido capaz de satisfacer los gustos, caprichos o necesidades de muchas personas que le pagaron el precio y se sintieron más felices. Nadie compra para ser infeliz.

¿Y qué pasa en esas sociedades donde la propiedad privada está prohibida?

La consecuencia lógica es que nadie puede vender nada. Es porque nadie es dueño de la casa que habita, ni de la bicicleta que usa, ni de los zapatos que calza. Es más, no es dueño ni de su vida, su persona no le pertenece. En tal situación se tiene que adoptar un sistema a fin de que sobreviva la gente. Los individuos no se pueden quedar arrinconados en la casa que habitan pues se morirían de hambre. Lo más sensato es elegir a un pequeño grupo que administre todos los recursos a fin de que ese conjunto de gente produzca y se reproduzca. Se elige al mejor hombre para que gobierne al resto, distribuya las tareas y los bienes producidos. Unos tendrán la labor de hacer casas, otros producirán en el campo, aquellos harán vestimenta y calzado. En fin, es una sociedad bien organizada donde todos tiene una actividad que cumplir. Nadie se puede negar o pretender dedicarse a otras actividades pues estaría atentando contra el sistema de organización central. Si alguien no obedece las órdenes del centro de mando estaría metiendo indisciplina y eso no se puede permitir, por lo tanto, debe ser eliminado. Tampoco es válido que haya gente que tome la iniciativa para producir por su cuenta. No tiene caso pues no lo puede vender, no existe el dinero, sólo el gobierno puede distribuir lo que se produzca. En fin, una sociedad donde la propiedad privada no esté permitida se transforma ineluctablemente en una sociedad de esclavos donde la única libertad que tiene la gente se reduce a obedecer o morir.

• Liberalismo • Socialismo

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus