MIÉRCOLES, 14 DE JUNIO DE 2017
Salario mínimo e inflación

¿La cancelación de la construcción de la planta de Constellation Brands en Mexicali representa un punto de quiebre entre el gobierno y los empresarios?
No, habrá más proyectos
Definitivamente



El punto sobre la i
“El gobierno es un mal necesario”
Thomas Paine


Más artículos...
Santos Mercado
• Una sociedad bien organizada

Víctor Hugo Becerra
• El coronavirus es el iceberg y México es el Titanic

Arturo Damm
• Art. 39 CFF

Isaac Katz
• La gran crisis

Arturo Damm
• Comercio exterior, de mal en peor

Manuel Suárez Mier
• Crisis financiera en EU

Arturo Damm
• Condiciones de empleo y cuarentena


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“La objeción al aumento al salario mínimo no debe ser el efecto que ello tendría sobre el resto de los precios, sino sobre la demanda de trabajo de parte de los empleadores.”


Uno de los argumentos en contra del aumento al salario mínimo tiene que ver con el efecto que ello tendría sobre la inflación, misma que lleva ya varios meses repuntando, alejándose de la meta del 3 por ciento, más menos un porcentual de margen de error. La inflación en mayo fue  6.2 por ciento. Se cree, equivocadamente, que si aumenta el precio del trabajo asalariado, es decir: el salario, ello traerá como consecuencia un alza en el resto de los precios, lo cual no necesariamente es así. Lo explico de la manera más sencilla posible.

Supongamos una economía con solamente dos bienes, A y B, y con solamente 10 pesos para realizar los intercambios. Supongamos que el precio de A es 6 pesos y el precio de B es 4. El precio promedio (que hará las veces del índice de precios, con el que se calcula la inflación) es 5 pesos. ¿Qué pasa si el precio de B aumenta de 4 a 6 pesos y si la cantidad de dinero se mantiene constante en 10 pesos? Que no hay dinero suficiente para comprar B al nuevo precio de 6 pesos y A al viejo precio de 6. Si B se compra a 6 pesos entonces A tiene que ofrecerse a 4, precio al cual se venderá: si se vendía a 6 con más razón se venderá a 4. El precio promedio (que, recordemos, hace las veces de índice de precios, con el que se calcula la inflación) sigue siendo 5 pesos. Aumentó el precio de B pero, dado que bajó el precio de A, no hubo inflación.

Supóngase que B es el trabajo asalariado. Su aumento, necesariamente, ¿ocasiona el alza de precios? No.

La objeción al aumento al salario mínimo no debe ser el efecto que ello tendría sobre el resto de los precios, sino sobre la demanda de trabajo de parte de los empleadores, demanda que, si se trata de un verdadero salario mínimo (puede no ser el caso), necesariamente se reducirá.

• Cultura económica • Inflación / Política monetaria • Empleo • Salario mínimo

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus