JUEVES, 15 DE JUNIO DE 2017
Salario mínimo, el problema

¿Considera usted que, en caso de logar su registro, “México Libre” es una alternativa viable para tener una oposición fuerte?
No
No sé



El punto sobre la i
“Por mucho que nos duela a los liberales, ninguna Constitución es garantía de la libertad.”
Carlos Rodríguez Braun


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• El misterio chileno

Arturo Damm
• Capitalismo de compadres (II)

Asael Polo Hernández
• ¿Liquidar o estabilizar?

Arturo Damm
• Capitalismo de compadres (I)

Ricardo Valenzuela
• Mexicanos, ustedes no merecen ser libres

Arturo Damm
• Capitalismos

Isaac Katz
• Viejos pobres (I)


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“El problema con el salario mínimo es que crea desempleo. El problema con los aumentos al salario mínimo es que crean más desempleo.”


Un precio mínimo es aquel que el gobierno fija por arriba del precio de equilibrio, al cual la cantidad ofrecida iguala la demandada, con la intención de beneficiar al oferente, quien por ley no puede aceptar, a cambio de lo que ofrece, un precio menor. La intención es buena, pero...

El salario es el precio del trabajo, y el salario mínimo es el salario que el gobierno fija por arriba del salario de equilibrio, al cual la cantidad ofrecida de trabajo, de parte de los trabajadores, iguala a la cantidad demandada de trabajo, de parte de los empleadores, con la intención de beneficiar al trabajador, quien por ley no puede ser contratado a un salario menor. La intención es buena, pero…

…pero ¿qué sucede si a ese salario, mayor al del equilibrio, los empleadores no están dispuestos a contratar a tantos trabajadores como están dispuestos a contratarse a ese salario?

Si realmente se trata de un salario mínimo, establecido por el gobierno por arriba del salario de equilibrio, y suponiendo todo lo demás constante, de tal manera que las curvas de oferta y demanda de trabajo no se desplazan, el resultado no puede ser otro más que una menor cantidad demanda de trabajo de parte de los empleadores combinada con una mayor cantidad ofrecida de trabajo de parte de los trabajadores, todo lo cual se traduce en desempleo: habrá trabajadores que a ese salario, el mínimo, estén dispuestos a trabajar, pero no habrá empleadores que, a ese salario, estén dispuestos a contratarlos. Los trabajadores que sí consiguen trabajo lo logran a costa de quienes no lo consiguieron. Todo lo anterior si realmente se trata de un salario mínimo (lo cual puede no ser el caso, por más que el gobierno imponga un alza en los salarios), y si todo lo demás permanece constante (lo cual tampoco puede ser el caso).

El problema con el salario mínimo es que crea desempleo. El problema con los aumentos al salario mínimo es que crean más desempleo.

• Cultura económica • Empleo • Salario mínimo

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus