MIÉRCOLES, 21 DE JUNIO DE 2017
¿Proyecto de país?

¿Usted cree que la economía mexicana entrará en recesión en los próximos meses?
No
No sé



“Incluso si la ausencia de gobierno realmente significara anarquía en un sentido negativo y desordenado, que está lejos de ser el caso, incluso entonces, ningún trastorno anárquico podría ser peor que la posición a la que el gobierno ha dirigido a la humanidad.”
Leon Tolstoy

Arturo Damm







“No necesitamos un proyecto de país, sino un país en el cual cada quien pueda sacar adelante sus proyectos. Un país donde se pueda vivir libremente.”


Lo afirma la Comisión Económica para América Latina, CEPAL: México (entiéndase: los mexicanos) necesita un nuevo pacto social (entiéndase: un nuevo acuerdo entre los integrantes de las élites, tanto políticas, como económicas) para crear un proyecto de país a la largo plazo (entiéndase: para idear e imponer el proyecto de país de la élite en el poder).

Siempre que alguien habla, y el tema es recurrente, de la necesidad de contar con un proyecto de país, pienso en Stalin, Mussolini, Hitler, Mao, Castro, Pinochet, Kim Jong-un, y demás personajes por el estilo, quienes concibieron un proyecto de país, ¡el suyo!, que impusieron a sangre y fuego, a costa de la vida, la libertad individual y la propiedad privada de los ciudadanos.

No, no necesitamos un proyecto de país, que nos sirva a todos de punto de partida y de llegada, sino un país en el cual cada quien, respetando los derechos de los demás, y sin ningún privilegio gubernamental, pueda sacar adelante sus proyectos, comenzando por el que, en el caso de cada cual, le da sentido a todos los demás: el proyecto de vida de cada quien.

Allí donde hay un proyecto de país, y solo uno, no hay cabida para los proyectos de vida de los ciudadanos. Allí donde hay un proyecto de país, y solo uno, solamente hay un camino, el señalado por quien cree saber mejor que cada uno lo que más le conviene a cada cual. Allí donde hay un proyecto de país, y solo uno, no hay espacio para la autodeterminación de la persona, ya que todo está predeterminado por quien cree saber mejor que cada cual lo que más le conviene a cada uno. ¿Es eso lo que queremos? ¿El país de unos cuantos?

Vale la pena repetirlo: no necesitamos un proyecto de país, sino un país en el cual cada quien, respetando los derechos de los demás, y sin ningún privilegio del gobierno, pueda sacar adelante sus proyectos. Un país donde se pueda vivir libremente.

• Liberalismo • Totalitarismo

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus