JUEVES, 29 DE JUNIO DE 2017
Tipo de cambio y comercio exterior

¿A quiénes deben ir dirigidos los apoyos por parte del gobierno en esta crisis provocada por el Covid19?
A las personas
A las empresas
Sólo a las Pymes
A todos
A nadie



El punto sobre la i
“El gobierno es un mal necesario”
Thomas Paine


Más artículos...
Santos Mercado
• Después de la pandemia, a resolver la crisis económica

Manuel Suárez Mier
• Liderazgos fallidos

Arturo Damm
• Domingo, día clave

Fernando Amerlinck
• Hernán Cortés, el padre de la patria

Luis Pazos
• AMLO, ¿suicidio político?

Arturo Damm
• Lo ha dicho Negrete

Ricardo Valenzuela
• ¿Cómo llegó Marx a EU… y a México? (II)


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“La apreciación del peso ante el dólar ¿resultó en un aumento en las importaciones y una reducción en las exportaciones?”


La teoría dice que, ceteris paribus (todo lo demás constante), la apreciación del peso frente al dólar beneficia a los consumidores mexicanos de productos extranjeros (en términos de pesos las importaciones se abaratan: por cada dólar de producto importado se tienen que desembolsar menos pesos), y perjudica a los consumidores extranjeros de productos mexicanos (en términos de dólares las exportaciones se encarecen: por cada dólar de producto exportado se reciben menos pesos), apreciación que, ceteris paribus, debe dar como resultado un aumento en las importaciones y una reducción en las exportaciones, lo cual puede suponer, dependiendo de las condiciones de partida, o un mayor déficit comercial, o un menor superávit comercial. Todo ello, insisto, ceteris paribus.

Entre enero y mayo el tipo de cambio pasó de 20.62 a 18.70 pesos por dólar, lo cual dio como resultado una apreciación de 1.92 pesos, equivalente al 9.3 por ciento. Al inicio de enero, por cada dólar de mercancía importada, el consumidor mexicano tenía que pagar 20.62 pesos. Al final de mayo solamente 18.70. Ceteris paribus la apreciación debió beneficiarlo: las importaciones debieron aumentar. Al inicio de enero, por cada dólar de mercancía exportada, el consumidor extranjero recibía 20.62 pesos. Al final de mayo únicamente 18.70. Ceteris paribus la apreciación debió perjudicarlo: las exportaciones mexicanas debieron disminuir. Todo ello, hago hincapié, ceteris paribus.

Entre enero y mayo las importaciones hacia México pasaron de 33 mil 204 millones de dólares a 36 mil 545, un aumento de 3 mil 341 millones, equivalente al 10.1 por ciento, en línea con lo que, ceteris paribus, prevé la teoría. En el mismo período de tiempo las exportaciones desde México pasaron de 33 mil 193 millones de dólares a 35 mil 465, un incremento de 2 mil 272 millones, que equivale al 6.8 por ciento, contrario a lo que, ceteris paribus, prevé la teoría.

¿Cuál fue la variable que, considerada constante por la teoría, compensó, por el lado de las exportaciones, el efecto de la apreciación del peso frente al dólar?

• Tipo de cambio

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus