VIERNES, 21 DE JULIO DE 2017
Gobierno: expoliador legal

¿Considera usted que, en caso de logar su registro, “México Libre” es una alternativa viable para tener una oposición fuerte?
No
No sé



El punto sobre la i
“El liberalismo quiere ser el marco, pero nunca pretende ser la pintura.”
Alejandro Bongiovanni


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Hacia la elección de 2020 en EU

Arturo Damm
• Empresarios

Asael Hernández
• ¿Cómo invierten los empresarios en épocas de bonanza económica y en épocas de crisis?

Luis Pazos
• Pemex, retrocede en 2019

Arturo Damm
• Salario y ética

Ricardo Valenzuela
• La Llorona de Washington

Arturo Damm
• AMLO y el dinero


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“Expoliación legal: el gobierno le quita a X lo que es suyo para darle a Y lo que no es suyo.”


El gobierno es un mal necesario. Necesario por el bien que (se supone) provee: la justicia, hacer valer los derechos de los ciudadanos. Mal por la manera que tiene de financiarse: cobrando impuestos, obligando a los ciudadanos, bajo amenaza de castigo, a entregarle parte del producto de su trabajo, cobro de impuestos que es el principal poder de cualquier gobierno, poder que en manos poco escrupulosas, como por lo general son las de los políticos, hace que dicho cobro degenere en una expoliación legal. ¿Qué porcentaje del cobro de impuestos, hoy, en México, es expoliación legal? No tengo el dato exacto, pero sí puedo afirmar que un porcentaje considerable, muy considerable, sobre todo porque buena parte del cobro de impuestos se hace con fines redistributivos: quitarle a X lo que es de X para darle a Y lo que no es de Y. ¿Y por qué lo que es de X sí es de X? Porque es producto de su trabajo. Es su ingreso. ¿Y por qué lo que no es de Y no es de Y? Porque no es producto de su trabajo. No es su ingreso.

Hoy gobernar es sinónimo de redistribuir: el gobierno quitándole a X, lo que es de X, para darle a Y, lo que no es de Y. Basta analizar los presupuestos de egresos de los gobiernos, comenzando por el federal. Basta atender a los discursos de los políticos, sobre todo de los que están en campaña, buscando el voto de la gente. Basta observar lo que hacen los gobiernos y, sobre todo, lo que presumen los gobernantes.

En 2017, del total del gasto programable del gobierno, el 63 por ciento es gasto en desarrollo social (protección social; educación; salud; vivienda y servicios a la comunidad; protección ambiental; recreación, cultura y otras manifestaciones sociales; otros asuntos sociales), buena parte del cual es gasto redistributivo: el gobierno le quita a X lo que es suyo para darle a Y lo que no es suyo. ¿Qué tenemos? Expoliación legal.

• Redistribución

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus