MARTES, 1 DE AGOSTO DE 2017
Activista económico (VI): Las fallas (2)

¿Ud. está de acuerdo en que el gobierno mexicano regale 100 millones de dólares a gobiernos centroamericanos para frenar la inmigración?
No
No sé



“Incluso si la ausencia de gobierno realmente significara anarquía en un sentido negativo y desordenado, que está lejos de ser el caso, incluso entonces, ningún trastorno anárquico podría ser peor que la posición a la que el gobierno ha dirigido a la humanidad.”
Leon Tolstoy

Isaac Katz







“En la realidad ningún agente económico tiene toda la información relevante, lo cual puede llevar a decisiones que sean privada y socialmente subóptimas.”


En el artículo de la semana pasada traté dos fallas de mercado que justifican la intervención del gobierno para moverse hacia un mayor nivel de bienestar social: las externalidades y los bienes públicos. En este analizare? una más: el caso de la información asimétrica.

Uno de los supuestos que se hacen para que un arreglo en competencia perfecta logre la maximización del bienestar individual y social es que existe información perfecta es decir, todos los agentes económicos cuentan con toda la información relevante para tomar las decisiones de cómo asignar los recursos escasos de su propiedad para lograr la maximización de su propio nivel de bienestar, condición para a su vez alcanzar el máximo bienestar social. Es obvio que en la realidad ningún agente económico tiene toda la información relevante, lo cual puede llevar a decisiones que sean privada y socialmente subóptimas. Tener mayor información deriva en un beneficio (tomar mejor decisiones) pero adquirir esa información cuesta. Dos ejemplos para ilustrar.

Primero, la decisión de dos personas de conformar un hogar. Suponga que dos personas se conocen y se atraen (atracción animal). Generalmente, estos dos individuos no toman la decisión inmediata de irse a vivir juntos; entran en un periodo de acumulación de información, etapa conocida como noviazgo. Durante éste, ambas partes se benefician de ir conociendo a su pareja, tratando de saber si hay compatibilidad. Sin embargo, adquirir esa información implica destinar al proceso recursos escasos con uso alternativo (tiempo y dinero), por lo que adquirir la información relevante cuesta. Este proceso persiste hasta que el beneficio marginal de una unidad adicional de información es igual al costo marginal de adquirirla. Es entonces que toman la decisión acabar la relación o de formar un hogar.

Suponga que toman la decisión de formar un hogar. Es aquí? cuando ambas partes empiezan a divulgar información que escondieron durante el noviazgo, ya cuando los costos de salida son mayores. Nadie tiene el incentivo de divulgar toda la información, particularmente la negativa, durante el noviazgo. El problema es que ya cuando los costos de salida son elevados y se divulga esa información, una de las dos partes puede resultar en un "lemon". Claramente el resultado, medido en términos de bienestar, puede ser subóptimo.

Segundo ejemplo, sustituya noviazgo por contratación de personal por parte de una empresa. Cuando una empresa busca llenar una vacante, normalmente tiene a varios candidatos para llenar el puesto. La empresa incurre en costos para tratar de averiguar las verdaderas características de cada uno de ellos, analizando su historial académico y laboral y con entrevistas directas. Por su parte cada uno de los candidatos tiene el incentivo a no divulgar toda la información pertinente, inclusive pudiendo mentir sobre su historial. La empresa no llega a conocer todas las características si no es hasta que lo contrata; si se equivoca en la contratación (contrato? a un "lemon"), tiene que incurrir, adicionalmente, en costos de despido y buscar un nuevo candidato. Es claro que si los costos de despido son muy altos (por ejemplo por una disposición legal), la empresa tendrá el incentivo a destinar mayores recursos (con el consecuente costo) para tratar de encontrar al "mejor" candidato, con una probabilidad positiva de equivocarse. Así?, dados los costos de información, el resultado es subóptimo.

En ambos casos el resultado de una decisión equivocada resulta en un costo de bienestar privado y aquí el gobierno no juega ningún papel, excepto establecer legalmente menores costos de salida (divorcio y despido, particularmente en este último). Esto no es así? cuando los costos privados se socializan: riesgo moral.

*Este artículo fue originalmente publicado en El Economista

• Cultura económica • Bienes públicos • Externalidades / bienes públicos • Serie: Activista económico

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus