LUNES, 7 DE AGOSTO DE 2017
Bajar impuestos, ¿por qué no se puede?

¿Usted considera que la propuesta de otorgar una renta de 10 mil pesos al año a cada ciudadano es una buena idea para erradicar la pobreza?
No
No sé



“La inflación no es una catástrofe de la naturaleza ni una enfermedad. La inflación es una política.”
Ludwig von Mises

Arturo Damm









“Si vives de los impuestos, y sobre todo si eres el secretario de Hacienda, nunca encontrarás tela de donde cortar para eliminar y/o reducir impuestos.”


La Confederación Patronal de la República Mexicana, la COPARMEX, ha propuesto, con la intención de aumentar la competitividad de la economía mexicana, haciéndola más atractiva para las inversiones directas, que producen satisfactores, crean empleos y generan ingresos, que se reduzca el Impuesto sobre la Renta (ISR) del 30 al 24 por ciento, petición a la cual el secretario de Hacienda, José Antonio Meade, ya dijo que no se puede: “Sentimos (¿y si en vez de sentirle le pensara?) que tenemos poco espacio para hacer modificaciones al marco tributario”, sobre todo porque “el balance positivo de la economía mexicana (¿?) se debe en buena parte a la certeza (¿?) en el tema fiscal”, certeza que yo no veo por ningún lado, sobre todo si hablamos de certeza jurídica, ya que siempre existe la posibilidad, para el año entrante, de la aplicación de la miscelánea fiscal, que puede ser favorable, aunque poco probable, para el contribuyente (menos impuestos), o desfavorable, y mucho más probable, para quienes “contribuyen” (más impuestos).

Mucho es lo que se puede comentar de lo dicho por Meade en el sentido de que “tenemos poco espacio para hacer modificaciones al marco tributario”, comenzando por el hecho de que, si vives de los impuestos, y sobre todo si eres el secretario de Hacienda, nunca encontrarás tela de donde cortar para eliminar y/o reducir impuestos, mucho menos cuando gobernar se ha convertido, tal y como ha sucedido, en sinónimo de satisfacer necesidades, para lo cual se requiere de un presupuesto que excede por mucho el necesario para solamente garantizar derechos.

Lo primero que se debe hacer, antes de eliminar y/o reducir impuestos, si no queremos que nos salga más caro el caldo que la albóndiga, es reducir gastos, y allí sobra tela de donde cortar. Entonces, ¿por qué no se hace? Entre otras razones, pero de manera importante, por las clientelas presupuestarias, los grupos de presupuestívoros, que no renunciarán tan fácilmente a su tajada de pastel. Cría presupuestívoros y no te alcanzará el presupuesto…


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus