MIÉRCOLES, 9 DE AGOSTO DE 2017
Inversión y consumo, mal

Según usted, la asamblea que redactará una nueva constitución en Venezuela es...
Ilegal
Legal
No sé



“Las promesas de ayer son impuestos hoy.”
William Lyon Mackenzie King

Arturo Damm









“¿Cómo vamos en México en ambas materias: inversiones directas y compra de bienes y servicios por parte de las familias?”


De todas las variables económicas que existen hay dos que, si lo que se quiere es tener una idea más o menos clara de las condiciones de una economía, hay que tomar en cuenta: la inversión directa, que produce bienes y servicios, crea empleos y genera ingresos, y la compra de bienes y servicios por parte de las familias, de la cual depende su consumo y, por lo tanto, su bienestar.

¿Qué relación existe entre estas dos variables? La compra de bienes y servicios por y para de las familias depende del ingreso de sus miembros, ingreso que depende de su empleo, y ambos, empleo e ingreso, dependen de las inversiones directas de los empresarios, sin olvidar que la producción de los bienes y servicios que consumen las familias también depende de dichas inversiones directas.

¿Cómo vamos en México en ambas materias: inversiones directas y compra de bienes y servicios por parte de las familias? En términos mensuales (comparando cada mes con el mes anterior) y desestacionalizados (eliminando los efectos calendario y estacionales, lo cual permite comparar mejor), y calculando el promedio mensual para los primeros cinco meses de cada año (de enero a mayo), estos fueron los resultados para los últimos tres años.

La inversión directa (calculada a partir de la inversión fija bruta, que es la que se realiza en instalaciones, maquinaria y equipo, proporcionando la infraestructura física para llevar a cabo los procesos de producción) tuvo este comportamiento: 2015, 0.38 por ciento; 2016, 0.0 por ciento; 2017, menos 0.04 por ciento.

Por su parte la compra de bienes y servicios por parte de las familias (calculado a partir del consumo privado reportado por el INEGI), tuvo este desempeño: 2015, 0.5 por ciento; 2016, menos 0.5 por ciento; 2017, 0.0 por ciento.

Resumiendo. Entre enero y mayo, en términos mensuales y desestacionalizados, la inversión directa decreció, en promedio mensual, 0.04 por ciento, al tiempo que el consumo de las familias creció, también en promedio mensual, 0.0 por ciento. En una palabra: mal.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus