LUNES, 21 DE AGOSTO DE 2017
Libre comercio, cuestión de principio

¿Usted considera que la política debe estar por encima de la economía?
Sí, la política debe estar por encima de la economía
No, la economía debe estar por encima de la política
No, la economía debe estar al margen de la política
No sé



El punto sobre la i
“Mercado significa libertad para producir y libertad para consumir. Atacarlo es atacar la autonomía de la voluntad.”
Antonio Escohotado


Más artículos...
Erika Donjuán y Miguel A. Cervantes
• Rigidez laboral en México (II)

Manuel Suárez Mier
• Populismo expulsa expertos

Arturo Damm
• Desempleo

Luis Pazos
• Viacrucis en el IMSS

Arturo Damm
• Impuestos al vicio y a la obesidad

Ricardo Valenzuela
• El arte del libre comercio, estilo Trump

Arturo Damm







“Si todo intercambio supone la participación voluntaria de las partes involucradas, entonces hablar de libre comercio resulta redundante.”


Si por comercio entendemos el intercambio entre compradores y vendedores, todo comercio es libre en el sentido de que cada una de las partes, por un lado el demandante, por el otro el oferente, participa voluntariamente, con la intención de elevar su nivel de bienestar. Cada una de las partes valora más lo que recibe que lo que da, y el resultado del intercambio es el bien común. Común: ambas partes ganan. Bien: ambas partes ganan.

Si todo intercambio supone la participación voluntaria de las partes involucradas, entonces hablar de libre comercio resulta redundante: todo comercio es libre o no lo es. Y sin embargo, se habla de libre comercio, sobre todo en el marco de los tratados de libre comercio, de sus negociaciones, de sus renegociaciones. ¿A qué tipo de comercio hace referencia el concepto libre comercio? Al comercio, no intranacional (que se da dentro de las fronteras de un país, entre personas de la misma nacionalidad), sino al internacional (que se da más allá de las fronteras de un país, entre personas de distinta nacionalidad), comercio internacional que, de una u otra manera, en mayor o menor medida, está intervenido por los gobiernos (intervenir: dirigir, limitar o suspender el libre ejercicio de actividades), intervención que puede ir desde prohibir importaciones hasta gravarlas con aranceles, todo lo cual, desde el punto de vista ético, resulta injusto.

Lo que el gobierno debe hacer es garantizar los derechos, que realmente lo sean, de los ciudadanos, derechos que comienzan por el derecho a la libertad, que incluye la libertad para intercambiar como más les convenga a las partes involucradas, libertad que muchas veces no es ni reconocida ni garantizada por los gobiernos, tal y como sucede cuando éstos prohíben o limitan el comercio internacional, el intercambio entre personas de distinta nacionalidad. Entre los mexicanos, estadounidenses y canadienses, ¿hay verdadero libre comercio? No. El resultado de la renegociación del TLC, ¿será el verdadero libre comercio? No. Por lo menos, ¿avanzaremos en esa dirección? No lo creo.

• Globalización / Comercio internacional • Libertad económica • Cultura económica

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus