VIERNES, 25 DE AGOSTO DE 2017
La otra opción

¿La cancelación de la construcción de la planta de Constellation Brands en Mexicali representa un punto de quiebre entre el gobierno y los empresarios?
No, habrá más proyectos
Definitivamente



El punto sobre la i
“El gobierno es un mal necesario”
Thomas Paine


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Crisis financiera en EU

Arturo Damm
• Condiciones de empleo y cuarentena

Santos Mercado
• La salud en manos de la burocracia política

Asael Polo Hernández
• AMLO pisotea a micro y pequeños empresarios: principales empleadores

Arturo Damm
• Son las empresas

Ricardo Valenzuela
• ¿Cómo llegó Marx a EU… y a Mexico? (I)

Arturo Damm
• Empobrecimiento


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“¿No valdría la pena considerar una opción mixta en cuanto al subsidio a los partidos políticos?”


El gobierno obliga a X a entregarle parte del producto de su trabajo (que en eso consiste cobrar impuestos), y con parte de lo recaudado subsidia al partido político Y y al candidato independiente Z, candidato independiente Z y partido político Y con los que X puede no estar de acuerdo, razón por la cual, voluntariamente, no les daría ni un peso. ¿Qué es lo que el gobierno hace al subsidiar (esta, subsidiar, es la palabra correcta, no financiar), con parte del dinero de X a Y y a Z? Obligar a X a hacer algo que, si de él dependiera, no haría: regalarle dinero al candidato independiente Z o al partido político Y. Esto hoy es legal. ¿Pero es justo? ¿Ético? ¿Eficaz?

Entiendo los riesgos del subsidio privado a los partidos políticos y a los candidatos independientes, comenzando por el más obvio: que alguien con suficiente dinero “compre” al partido o al candidato para que, de llegar al poder, actúe en función de los intereses del “comprador” y no, como debe ser, en función de los derechos de todos. Se trataría de una democracia plutocrática o de una plutocracia democrática. Para evitarla se optó por el subsidio, con dinero proveniente de los impuestos, a los partidos políticos y a los candidatos independientes.

¿No sería prudente considerar una opción mixta, por la cual, por cada peso que los ciudadanos aporten voluntariamente a un partido político o a un candidato independiente el gobierno les otorgue (por mencionar una cantidad) cincuenta centavos, el 50 por ciento?

¿Qué beneficios traería la opción mixta? En primer lugar, y tal vez el más importante, que los partidos políticos y los candidatos independientes tendrían que acercarse a la gente, a sus donantes potenciales, y convencerlos para que aporten a su causa, algo que hoy, salvo con los acarreados de siempre, y descontando algunas excepciones, ni los partidos políticos ni los candidatos independientes hacen, al menos no con la intensidad que deberían hacerlo. ¿No vale la pena considerar esta opción?

• Democracia mexicana • Partidocracia

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus