MARTES, 29 DE AGOSTO DE 2017
Criptomonedas, ¿el futuro del dinero?

¿Usted cree que es buen momento para realizar inversiones en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Luis Pazos
• Pemex: ideologías contra aritmética

Arturo Damm
• Afirmaciones falaces

Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos Socialistas (II)

Arturo Damm
• ¿Otra tenencia?

Víctor Hugo Becerra
• El gobierno de López Obrador, un fracaso

Arturo Damm
• Noticias: una buena, una mala

Manuel Suárez Mier
• Destierro a los expertos


Pulsaciones...
• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“Ha surgido un nuevo tipo de dinero, las criptomonedas que, de entrada, tienen una ventaja: se producen al margen del poder político.”


La historia del dinero es, en muy buena medida, el relato de los esfuerzos, de parte de quienes detentan el poder político, que es el poder para prohibir, obligar y castigar, para monopolizar su producción, objetivo que se logró: hoy el dinero es producido por entidades estatales (los bancos centrales) e impuesto por ley (por la fuerza) como único dinero de curso legal, con un agravante: se trata de dinero fiduciario, sin valor intrínseco, sin ningún tipo de respaldo.

La transformación fue total, pasamos de la tesis a la antítesis. Tesis, al inicio de la historia del dinero: 1) dinero mercancía (por lo general oro o plata), con valor intrínseco (el del oro o la plata); 2) dinero mercancía, producido por particulares (los propietarios del oro o la plata), quienes, en materia de oferta de dinero, competían entre sí; 3) dinero mercancía, producido por particulares, y con la libertad de los agentes económicos de aceptarlo o rechazarlo como medio de intercambio. Antítesis, en este momento de la historia del dinero: 1) dinero fiduciario, sin valor intrínseco, sin respaldo de ningún tipo; 2) producido monopólicamente por entidades estatales o gubernamentales, los bancos centrales; 3) impuesto por ley (por la fuerza) como única moneda de curso de legal.

En su origen el dinero surgió espontáneamente en los mercados, de los intercambios entre compradores y vendedores, y fue consecuencia de la acción humana, pero no del diseño humano. Hoy en día es resultado del diseño humano, de las políticas monetarias de los bancos centrales, del éxito del poder político en su propósito de monopolizar su producción, monopolio que ha hecho posible su manipulación, con el resultado previsible: la inflación, la pérdida en su poder adquisitivo.

Hoy, sobre todo gracias a los avances tecnológicos, ha surgido un nuevo tipo de dinero, las criptomonedas que, de entrada, tienen una ventaja: se producen al margen del poder político. ¿Estamos presenciando el inicio de una nueva era en la historia del dinero, era que puede ser mejor que la anterior?

• Dinero digital

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus