JUEVES, 14 DE SEPTIEMBRE DE 2017
Gasto gubernamental, ¿rastreable?

¿Usted considera que la política debe estar por encima de la economía?
Sí, la política debe estar por encima de la economía
No, la economía debe estar por encima de la política
No, la economía debe estar al margen de la política
No sé



El punto sobre la i
“Trato de tomar los mejores elementos de la justicia social y de la libertad económica. Lo que exploro es la posibilidad de una tercera constelación, más alta que las otras dos, moralmente mejor. Libertad económica, sí; justicia social, sí.”
John Tomasi


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• ¿Responsabilidad social?

Arturo Damm
• IED, preocupante

Luis Pazos
• Más impuestos menos crecimiento ¡lógico!

Arturo Damm
• Desaceleración, más muestras

Ricardo Valenzuela
• ¿Quiénes controlan los gobiernos? (I)

Isaac Katz
• ¿Qué falló? (I)

Arturo Damm







“¿Es posible rastrear el destino de 5.4 mdp de gasto gubernamental, para asegurarse que todo peso llegue a donde debe llegar?”


Lo ético, que en este caso también tendría que ser lo legal, es que los ciudadanos, en general, y los contribuyentes en particular, sepan, en tiempo real, no cuánto, en qué y cómo pretende gastar el gobierno, lo cual puede saberse a priori (para ello basta revisar el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación), sino cuánto, en qué y cómo gasta el gobierno, lo cual solo puede saberse a posteriori, debiendo tener en cuenta que entre la pretensión de actuar de determinada manera, y la actuación real, puede haber grandes discrepancias, ya sea por impotencia (se quiso actuar según lo pretendido pero, por las razones que hayan sido, no se pudo), o ya sea por mala voluntad (se pudo actuar según lo pretendido pero, por las causas que hayan sido, no se quiso). Obviamente es más grave lo segundo (se pudo pero no se quiso) que lo primero (se quiso pero no se pudo), sobre todo cuando de ejercer el presupuesto gubernamental se trata.

En México hay una organización, la Auditoría Superior de la Federación, “órgano técnico especializado de la Cámara de Diputados, dotado de autonomía técnica y de gestión, (que) se encarga de fiscalizar el uso de los recursos públicos federales en los tres Poderes de la Unión; (en) los órganos constitucionales autónomos; (en) los estados y municipios; y en general (en) cualquier entidad, persona física o moral, pública o privada que haya captado, recaudado, administrado, manejado o ejercido recursos públicos federales, (cuyo) resultado final (…) son los Informes Individuales de Auditoría y el Informe General Ejecutivo del Resultado de la Fiscalización Superior de la Cuenta Pública”, todo lo cual lo hace, necesariamente, a posteriori, por lo cual es capaz de detectar “irregularidades”, pero no de prevenirlas, y allí están las consecuencias.

Con relación a este tema la primera pregunta debe ser: ¿es posible rastrear el destino de (pongo el caso del año entrante) 5.4 millones de millones de pesos de gasto gubernamental, para asegurarse que todo peso llegue a donde debe llegar?

• Política fiscal • Corrupción

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus