VIERNES, 15 DE SEPTIEMBRE DE 2017
Intrusión rusa en EU, ¿y en México?

¿Usted cree que el T-MEC será aprobado por el congreso estadounidense este año?
No
No sé



El punto sobre la i
“El gobierno es, esencialmente, poder frente al ciudadano. ¿Qué lo justifica?”
Othmar K. Amagi


Más artículos...
Arturo Damm
• Comercio exterior

Víctor Hugo Becerra
• ¿EL T-MEC está muerto?

Arturo Damm
• De mal en peor

Manuel Suárez Mier
• ¿Cómo se acaba la pobreza?

Arturo Damm
• Outsourcing

Luis Pazos
• AMLO: los buenos y los malos

Arturo Damm
• Desconfianza empresarial


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Manuel Suárez Mier







“La erosión del poder de Trump es una excelente noticia para México pues implica que los daños que puede hacerle a la relación bilateral y al TLC también disminuyen.”


En la plática de AMLO la semana pasada en Washington, la furibunda reportera Dolia Estévez, quien por años ha trabajado allí en medios mexicanos de izquierda, preguntó que dada la aparente y decisiva injerencia de Rusia en la reciente elección presidencial de EU, si no temía que EU tratara de impedir que él ganara en el 2018.

Su sesgo ideológico le impidió hacer la pregunta correcta, que era si AMLO creía que los rusos intentarían entrometerse en nuestra elección presidencial en su favor que, de tener éxito, les pondría a los gringos un régimen hostil en su frontera, justo cuando por obra del Congreso de EU se agrían la relaciones con Rusia, a pesar de la dilatada admiración de Trump por Putin.

Uno de los cercanos asesores de AMLO en temas foráneos, el comunista panfletario John Ackerman, tiene estrechas relaciones con el Kremlin y colabora con el canal Russia Today que se transmite en el mundo entero, y cuyo conductor, Max Keiser, presume que este demagogo gringo-mexicano “es nuestro hombre en México.”

En consecuencia, mientras se enturbia la relación de EU con Rusia por las nuevas sanciones del Congreso, y porque la pesquisa sobre su papel en la elección se ahonda, los destinos políticos de Vladimir Putin y Donald Trump están ligados inextricablemente, como en un pacto suicida.

Si el fiscal especial Robert Mueller encuentra evidencia de colusión entre Rusia y Trump, ello significaría su fin, ya sea vía acusación en la Cámara Baja, juicio en el Senado y destitución, lo que es poco probable, o que el Congreso siga rescatando facultades legislativas que desde hace décadas había venido cediendo al Ejecutivo, acotando así el papel de este Presidente al de espectador impotente.

La erosión del poder de Trump es una excelente noticia para México pues implica que los daños que puede hacerle a la relación bilateral y al TLC de Norteamérica también disminuyen. Ello se ve ya en el rechazo del Congreso de fondear su muro y en otros profusos cambios que le hizo al presupuesto enviado por él.

Cada vez más voces calificadas cuestionan que el Presidente pueda denunciar el TLC y salirse en 6 meses, como muchos creímos al leer el artículo 2205 del Tratado, pues la Constitución de EU le otorga al Congreso las prerrogativas de negociar y aprobar acuerdos comerciales, mientras que le reserva al Ejecutivo la de concertarlos, si el Congreso así lo delega, y rubricarlos para convertirlos en ley.

Por más que Trump brame en reuniones de gabinete que “que le traigan tarifas para firmar,” y aún en aquellos sectores en los que tiene el apoyo de la industria, como la del acero, adoptarlas está sujeto a procedimientos obligatorios de análisis que no pueden soslayarse y a la coordinación entre varias agencias gubernamentales.

Conforme el sector privado de EU cae en cuenta que las amenazas del brabucón de Trump están vacías, habrá mayor brío para denunciar con arrojo los graves daños que su proteccionismo plantea para la competitividad de su industria, como estamos viendo con los confiteros ante el fatal arreglo azucarero reciente.

Otro caso es el torpe intento de cancelar el TLC con Corea justo cuando su vecino del Norte amaga con armas nucleares. El negociador comercial Robert Lighthizer exigió a Corea una lista de concesiones unilaterales, reminiscentes de las mal llamadas “restricciones voluntarias a la exportación” que él mismo forzó a Japón a adoptar hace 30 años. Corea respondió con un lacónico “no, gracias.”

Hay que aprovechar la erosión del poder de Trump para que nuestro gobierno y el sector privado espoleen a sus contrapartes en EU y en los gobiernos estatales y locales para que defiendan sus intereses, que coinciden con los nuestros, con mayor vigor y en más estrecha coordinación.

¡Y ojo con la posible intromisión rusa en nuestra elección!

• Estados Unidos • México - Estados Unidos • Elecciones México 2018

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus