Pesos y contrapesos
Sep 28, 2017
Arturo Damm

¿Destrucción = Creación de riqueza?

La reconstrucción supondrá reponer riqueza que se destruyó, no crear nueva riqueza.

La destrucción que causó el terremoto, y la reconstrucción que tendrá lugar, me recordó el texto de Federico Bastiat (hasta hoy, junto con Henry Hazlitt, el más claro y más ameno economista que haya vivido) titulado La Ventana Rota, en el cual refuta, con una claridad envidiable, la falacia relacionada con los supuestos efectos económicos beneficiosos de las guerras, ya que, dada la destrucción que ocasionan, son buenas para la actividad económica, porque todo lo destruido tendrá que ser reconstruido, incentivándose por ello la producción, que es la variable con la que se mide el crecimiento económico. Entonces: destrucción igual a más producción, más producción igual a mayor crecimiento económico, lo cual es bueno. ¿De veras?

Sin duda alguna que, todo lo relacionado con la industria de la construcción, dada la reconstrucción que tendrá lugar, recibirá un impulso que, sin la necesidad de reconstruir, no hubiera recibido, impulso que puede beneficiarla. Sin embargo, la reconstrucción tendrá como fin, no crear nueva riqueza, sino reponer la que, por obra y gracia del terremoto, se destruyó, lo cual, en el mejor de los casos, y si bien nos va, dará como resultado volver a estar como estábamos antes del mismo. La reconstrucción supondrá reponer riqueza que se destruyó, no crear nueva riqueza, recordando que la riqueza consiste en los bienes y servicios con los que satisfacemos nuestras necesidades, formando parte importante de la misma las casas, los departamentos y demás tipos de alojamiento.

De no haber tenido lugar el terremoto, de no haber tenido lugar la enorme destrucción que ocasionó, de no tener la necesidad de reconstruir lo destruido, todos los recursos que se destinarán a reponer esa riqueza destruida se podrían destinar a la creación de nueva riqueza, a la construcción de nuevos alojamientos, a avanzar y no, como tendrá que suceder, a no retroceder. Como lo preguntaría el gran Bastiat: ¿qué se dejará de producir por tener que reponer lo que el terremoto destruyó? ¿Cuál será el costo de oportunidad de la reconstrucción?



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

El problema, para los dictadores, es que no pueden eliminar la libertad del ser humano. Sólo pueden prohibir su ejercicio, prohibición a la que se opone, precisamente, la libertad.

Othmar K. Amagi
Entrar
Encuesta de la semana
Termina la era “TLCAN” y comienza la era “T-MEC”. ¿Considera que será suficiente para remolcar a la economía mexicana y hacerla crecer a pesar de que los motores internos están apagados (consumo, inversión, inversión gubernamental)?
Artículos recientes...