MIÉRCOLES, 11 DE OCTUBRE DE 2017
Economía conductual: alcances y límites

¿Usted considera que la renuncia de Evo Morales a la presidencia de Bolivia es un golpe de estado?
No
No sé



El punto sobre la i
“El socialismo es moralmente incorrecto, políticamente autoritario y económicamente imposible.”
Enrique Ghersi


Más artículos...
Ricardo Valenzuela
• Moral, el árbol que da moras

Arturo Damm
• Reloj legislativo, artimaña

Víctor Hugo Becerra
• Bolivia: Cinco lecciones para México y América Latina

Arturo Damm
• El mundo laboral

Manuel Suárez Mier
• EU, ¿país poco competitivo?

Arturo Damm
• Nueva baja en la tasa de interés

Luis Pazos
• Y el "Principio de no intervención"


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“Tomando en cuenta todas las restricciones que enfrenta un agente a la hora de actuar, ¡y desde su punto de vista!, cada elección que realiza ¿no resulta racional?”


El Premio Nobel de Economía 2017 se le otorgó a Richard Thaler por haber “incorporado presunciones psicológicamente realistas a los análisis de las tomas de decisiones económicas”, es decir, al estudio de la conducta de los agentes económicos, partiendo del supuesto de que las personas a menudo eligen lo que es más fácil y no lo que es más adecuado, lo cual es consecuencia de una racionalidad limitada, contraria al supuesto de la teoría económica neoclásica en torno al homo económicus que actúa siempre de manera racional con el fin de maximizar beneficios y minimizar costos. A esta “nueva” aproximación al estudio de la conducta humana, que incorpora el enfoque psicológicamente realista, se le conoce como economía conductual.

Mucho es lo que se puede preguntar con relación a la economía conductual, y bien podemos empezar así: ¿la elección de lo fácil puede no ser la elección de lo adecuado? Elegir una hamburguesa, en vez de una ensalada, puede ser, desde el punto de vista de la salud, la elección fácil pero no la adecuada, punto de vista que no es el único a tomar en cuenta a la hora de analizar dicha elección. ¿Qué otras variables intervienen? Para empezar dos muy importantes. Primera: los precios de la hamburguesa y la ensalada relacionados con el ingreso del consumidor. Si con su ingreso no le alcanza para comprar la ensalada pero sí la hamburguesa, la compra de ésta resulta la elección correcta: fácil y adecuada. Segunda: los gustos. Si al consumidor le gusta más la hamburguesa que la ensalada, la compra de la primera resulta la elección correcta: fácil y adecuada, sobre todo si tomamos en cuenta que el beneficio que dicho consumo le provoca es seguro mientras que el perjuicio sobre su salud, que será a mediano y largo plazo, ¡suponiendo que siga consumiendo frecuentemente hamburguesas!, es solo probable.

La elección de Y, que X puede considerar irracional, considerando todas las circunstancias de Y puede resultar, para Y, racional. Tomando en cuenta todas las restricciones que enfrenta un agente a la hora de actuar (desde ignorancia hasta impotencia), ¡y desde su punto de vista!, cada elección que realiza ¿no resulta racional?

• Pensamiento económico

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus