VIERNES, 20 DE OCTUBRE DE 2017
El futuro de Norteamérica

¿Usted considera que las acciones del actual gobierno concuerdan con sus propuestas de política industrial?
No
No sé



El punto sobre la i
“El dinero en efectivo es una garantía de libertad individual, por su eficiencia, versatilidad, irrastreabilidad y anonimato.”
Víctor H. Becerra


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Estancamiento sincrónico

Arturo Damm
• Riqueza

Roberto Salinas
• Libertad económica

Luis Pazos
• Cero crecimiento en 2019, ¿por qué?

Arturo Damm
• Empobrecimiento

Isaac Katz
• Competitividad

Ricardo Valenzuela
• La sarna del congreso de EU


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Manuel Suárez Mier







“Mientras que la delegación de EU pone obstáculos en lugar de soluciones, en el XIII Foro de América del Norte distinguidos personajes de Canadá, México y EU discuten la forma de mejorar la relación trilateral.”


Recién cerró la 4ª ronda de renegociaciones del TLC, justo cuando se reunía también en la ciudad de Washington el Foro de Norteamérica, creado para impulsar mayor y mejor integración de Canadá, México y EU por tres de sus visionarios líderes, Peter Lougheed, Pedro Aspe y George Schultz.

El contraste entre ambos escenarios no pudo ser más radical. Mientras que en la negociación el jefe del equipo de EU se decía “sorprendido y decepcionado de sus contrapartes por resistir renunciar a ventajas injustas (?) contra su país y re-balancear un acuerdo desequilibrado,” en el Foro se discutía cómo desactivar los amagos contra la relación trilateral mucho más allá del libre comercio.

El problema es que el abogado Robert Lighthizer, Representante Comercial de EU, no entiende nada de economía y pretende defender a ultranza los disparates de su jefe Donald Trump, quien cree la insostenible idea que un déficit comercial, como el de su país con México, es resultado de un acuerdo desfavorable.

A partir de tal premisa errada se llega a conclusiones igualmente fallidas, como que hay que fijar una cuota nacional mínima de 50% de contenido producido en EU en los autos fabricados en la zona, sumado a un requisito de 85% de contenido regional, para ser considerados productos de Norteamérica. ¡Completamente absurdo!

Los serios conflictos en la negociación, varios de los cuales son suficientes para matarla, soslayan lo mucho que se ha avanzado en aspectos técnicos de temas que no existían hace 25 años, como el comercio cibernético; que quedaron fuera de la negociación, como el sector energético; y otros, que había que actualizar.

Los jefes de las delegaciones de Canadá y México decidieron extender su paciencia y los tiempos de las negociaciones tanto como sea necesario, reafirmando los principios de por ningún motivo aceptar lo que dañe la relación comercial o lo que sea contrario a los más elementales y aceptados principios del libre comercio.

Mientras tanto, en el Foro se hacían reflexiones sobre la necesidad de prepararse para el eventual fracaso de las negociaciones y alistar estrategias a seguir, habiendo consenso que lo mejor sería profundizar la apertura unilateral de México y Canadá al tiempo que se ultiman nuevos pactos comerciales con países dispuestos.

Ésta, que a todas luces sería la mejor forma de minimizar los daños de demoler el TLC de Norteamérica, afronta la oposición de un segmento amplio de mexicanos que quieren que su país adopte represalias, ofendidos por el injusto trato que les ha endilgado Trump desde su malhadada aparición en el escenario político.

En una relación bilateral tan compleja como la de México y EU hay muchos asuntos que no tienen nada que ver con el intercambio comercial y que el gobierno de nuestro país ha reiterado que están sobre la mesa, pues si EU insiste en tratar de imponernos un mal trato, responderemos cortando la cooperación en otras áreas.

En el Foro, uno de los principales temas tratados fue el de la seguridad regional con reveladores intercambios de información por los más altos niveles de las fuerzas armadas de los tres países, y se cuestionó la viabilidad de suspender la cooperación de México en vínculos que muchos consideran como esenciales para Norteamérica.

Algo que quedó claro en el Foro es que la narrativa a favor del libre comercio fue arrasada por la retórica proteccionista que siguió su campaña sin cuartel desde la gran pelea por el TLC original, hace veinticinco años, mientras que quienes hicimos esa labor a favor del libre comercio nos retiramos del campo de batalla.

La inopia de la posición de EU en la negociación contrasta con la riqueza de lo tratado en el Foro por prominentes personajes de los tres países, ¡que contraste!

• Globalización / Comercio internacional • Libertad económica • México - Estados Unidos

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus