JUEVES, 26 DE OCTUBRE DE 2017
Recaudador, abusivo

¿La cancelación de la construcción de la planta de Constellation Brands en Mexicali representa un punto de quiebre entre el gobierno y los empresarios?
No, habrá más proyectos
Definitivamente



El punto sobre la i
“El gobierno es un mal necesario”
Thomas Paine


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Crisis financiera en EU

Arturo Damm
• Condiciones de empleo y cuarentena

Santos Mercado
• La salud en manos de la burocracia política

Asael Polo Hernández
• AMLO pisotea a micro y pequeños empresarios: principales empleadores

Arturo Damm
• Son las empresas

Ricardo Valenzuela
• ¿Cómo llegó Marx a EU… y a Mexico? (I)

Arturo Damm
• Empobrecimiento


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“¿Cuál es el límite del gobierno a la hora de cobrar impuestos?”


Cuando el gobierno cobra impuestos obliga a los ciudadanos a entregarle parte del producto de su trabajo. Obliga, por eso se llaman impuestos. Siempre lo he dicho: yo no pago impuestos, a mí me los cobran.

En México, ¿alguien sabe cuál es el límite del gobierno a la hora de cobrar impuestos? Hoy basta y sobra que el Poder Ejecutivo Federal, por medio de la Secretaría de Hacienda, proponga cobrar más impuestos, y que el Poder Legislativo Federal lo apruebe (y no hay que olvidar que los legisladores también viven del presupuesto), para que al día siguiente a los contribuyentes se nos cobren más impuestos. Pongo el ejemplo del Impuesto al Valor Agregado (IVA).

En IVA, que sustituyó al Impuesto sobre Ingresos Mercantiles, empezó a cobrarse el 1 de enero de 1980, a una tasa del 10 por ciento. Hoy esa tasa es ya del 16 por ciento, ¡un 60 por ciento mayor! ¿Alguien sabe cuál es la tasa máxima que se puede cobrar por concepto de IVA? No: basta que el Poder Ejecutivo Federal proponga cobrarlo al 20 por ciento, y que el Poder Legislativo Federal lo apruebe, para que al día siguiente se nos cobre al 20 por ciento (o al 25, o al 30, o al 35, o a la tasa que el gobierno decida).

En México la discrecionalidad del gobierno (y por tal entiendo tanto al poder Ejecutivo como al Legislativo), a la hora de cobrar impuestos es total y absoluta, lo cual significa algo muy grave: que en este país el derecho de propiedad sobre nuestros ingresos no está, ni plenamente reconocido, ni puntualmente definido, ni jurídicamente garantizado, algo, insisto, muy grave.

Al final de cuentas el límite al cobro de impuestos es el cien por ciento de los ingresos de los contribuyentes, pero mucho antes de llegar a tal extremo, que supondría la esclavitud, el gobierno se toparía con el limite real a su poder recaudador: la paciencia de los contribuyentes. En México, ¿cuándo nos la colmarán?

• Impuestos

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus